viernes, 31 de mayo de 2013

La Línea de la Concepción en la Gaceta (BOE) Sitio de Gibraltar (1779-1783) 2ª Parte

..... Continuación






Gaceta de Madrid núm. 93, de 21-11-1780, páginas 842 a 847


Londres 31 de Octubre


Uno de los asuntos que mas ocupan al Gobierno es hallar el modo de socorrer a Gibraltar; cuya tentativa erá tal vez el suceso mas memorable de esta campaña; y no puede tardar en verificarse, pues rodos los avisos contestan en la grande escasez que padece dicha Plaza. No obstante algunos afirman que no se puede ganar por hambre atendida la facilidad que tiene las embarcaciones pequeñas de introducirse en su fondeadero a pesar de la vigilancia de cualesquiera buques; los cuales en el invierno están continuamente expuestos en aquel Estrecho a las corrientes, temporales y demás riesgos de dicha estación. Igualmente procuran aparentar tranquilidad en cuanto a que sea posible tomar la Plaza a viva fuerza y se fundan en las grandes fortificaciones que hay por el lado de tierra. Como quiera que sea, el Gabinete que sin duda se halla mejor instruido que el público acerca del estado de aquella Fortaleza, piensa de un modo muy diferente manifestándose receloso.



Algeciras 09 de Noviembre


Dirigiéndose a la bahía de Gibraltar una goleta Inglesa la noche del 7, se levaron del apostadero de la Punta del Carnero diferentes embarcaciones del bloqueo al ruido de los cañonazos del xabeque corsario la Santísima Trinidad que la venía persiguiendo; y logró apresarla una de las lanchas cañoneras del mando del Piloto Práctico Antonio Miralles. El buque apresado se nombra Catalina, su Capitán Alejandro Mark-Alister. Su carga consiste en manteca y otros comestibles.



San Roque 09  de Noviembre


Aunque el tiempo no ha sido del todo favorable para continuar los trabajos de la nueva batería llamada de San Carlos; sin embargo en las noches del 3 y 5 pudieron conducirse a ella con carros fuertes desde la línea los 8 morteros a placa que deben guarnecerla; cuya operación se ejecutó con bastante diligencia y felicidad no obstante las dificultades que ofrecían la desigualdad y poca consistencia del terreno ocasionadas de las muchas lluvias. Mientras se dispone lo necesario para colocar dichos morteros sobre sus explanadas o plataformas, se han dejado muy unidos al espaldón a fin de que no los descubra el enemigo y en las noches restantes, según lo ha permitido el tiempo, se ha empleado parte de tropas y obreras en formar una rampa, hacer algunos reparos, construir otros cuatro pequeños espaldones para resguardo de las comunicaciones de los repuestos y forrar con pieles de buey las blindas o cobertizos para preservarlos de los fuegos de artificio que arroje la Plaza. Todos estos trabajos han sido favorecidos por los piquetes ordinarios de tropa ligera situados en los puestos avanzados y aunque el enemigo ha continuado con bastante viveza su fuego acostumbrado de cañon y mortero disparando hasta 203 tiros en una noche con dirección al espaldón y paso desde la línea, solo hemos tenido un soldado de Guardias Walonas herido muy ligeramente; otro del propio Cuerpo y uno del de Infantería ligera de Cataluña con leves contusiones y un caballo muerto de cascos de granada.


Manuscrito de D. Antonio Barcelo





Gaceta de Madrid núm. 95, de 28-11-1780, páginas 856


Algeciras 16 de Noviembre


El día 14 fue apresada por los buques del mando del jefe de escuadra don Antonio Barceló una tartana de inglés que se dirigía a Gibraltar con tinajas grandes esteradas, cuyo contenido aún se ignoraba por estar encaladas y estibadas con habichuelas y también aceite, pimienta, papel y otros efectos. Había logrado estar allá abajo el tiro de la plaza cuando el Teniente de fragata don Pablo Estepar con la balandra Fox de su cargo valiéndose  de los remos, por haber calma, pasó por bajo el continuado fue lo que le hicieron de Punta de Europa y Escalerilla y cortó paso a la Tartana cuya gente huyó en la  lancha a la Plaza; y aunque después se vió este Oficial en nuevo empeño con el fuego de cañón y granadas de la Caleta, a donde la misma calma acercó ambos buques, logró sacar la presa y conducirla Estepona.



San Roque 16 de Noviembre



Mientras se continúa con carros y acémilas la conducción de tierras, arena y barro para la perfección y buen uso de la nueva batería de San Carlos en que se trabaja aún las noches claras sin reparar que pueda observarlo el enemigo, se van acopiando los efectos necesarios para construir la comunicación desde la línea a la expresada bateria a fin de poderla servir y defender con mayor seguridad. Hasta ahora todas las operaciones se han ejecutado al descubierto y apenas se pueden decir nos haya incomodado fuego de la Plaza no obstante haber sido sumamente vivo estas últimas noches.

En la del 10 lo empezó amigo con su fusilería desde la estacada de Puerta de Tierra, reducto inmediato y avanzadas sin poderse observar su dirección ni objeto; prosiguiéndolo después con el cañón y mortero hasta llegar a disparar 420 tiros de todas las baterías del monte, frente de tierra y Muelle Viejo; habiendo simismo arrojado tres carcasas, aunque estuvo muy clara la noche. En la siguiente ascendió a 600 el número de tiros de dichas baterias, entre ellos más de 450 bombas y granadas. Con poca más o menos actividad ha seguido el fuego las demás noches y muy lentamente del día, haciendo también uso del mosquete, y dirigiendo siempre la puntería hacia el paraje de nuestros  trabajos de modo que desde el día nueve ha disparado la Plaza cerca de 2800 tiros de cañón  y mortero. El único daño que hemos experimentado con tanto fuego se reduce a un solo muerto y cuatro heridos, los dos de cuidado del primer Regimiento de Infantería ligera de Cataluña y otro soldado del de Zamora también herido de cascos de Granada. Asimismo habido una acémila muerta y cinco heridas.

Parece que ya se ha concluido la obra que construía el enemigo fuera de la estacada de Puerta de Tierra y con la figura es de lengua de sierpe; pero en lo interior de la Plaza sigue siempre sus trabajos con la diligencia acostumbrada.


HAZ CLIC AQUI PARA SEGUIR





Gaceta de Madrid núm. 102, de 22-12-1780, páginas 922 a 925


Londres 28 de Noviembre

El Comodoro Leslye Comandante de las pocas fuerzas navales que tenemos en la bahía de Gibraltar ha escrito la corte pintando la lastimosa situación en que se hayan aquella plaza y su pequeña escuadra por la predilección conque el Rey de Marruecos trata a los españoles y cierta especie de aversión que manifiesta hacia los ingleses; pues a pesar de las frecuentes representaciones del Consul Británico los buques ingleses son apresados a menudo en las cercanías de Tánger, en cuyo puerto tiene los españoles varios xabeques y galeras. Añade que siendo inaccesible y a un fatal para nosotros toda la costa del Berbería, la guarnición de Gibraltar se ve privada de los socorros que podía aguardar de aquel país y reducida al último apuro por falta de víveres.



Gaceta de Madrid núm. 2, de 05-01-1781, páginas 17 a 20


Algeciras 25 de Diciembre


Hallándose el Teniente de fragata don Miguel Pedro Pedrueca recogiendo los pertrechos que se pudieron salvar de una fragata entresaque, perseguida por dos xabeques del bloqueo de gibraltar, embarrancó en la costa a dos leguas de Arcila descubrió una balandra que sospechosa sería enemiga y dejando en tierra dos hombres para cuidar de los efectos recogidos, salió con  el falucho San Francisco de Paula la alcanzó y asegurado de ser inglesa por haber largado su bandera, la abordó y logró apresar no obstante el fuego que le hizo con sus cuatro cañones. La balandra apresada se nombra La Ninfa del Tajo. Llevaba nueve hombres de equipaje, incluso el Capitán Nicolás Bokín y un pasajero: y se dirigía Gibraltar con carga de aguardiente, vino, aceite, vinagre, manteca, te, chocolate, café, azúcar, queso, y otros comestibles y provisiones; y  porción de cueros, medias y zapatos.

El Xabeque de Ceuta Nuestra Señora de África del mando de don Melchor de Mesa apresó el día 22 del corriente cerca de Cabo Espartel otra balandra inglesa nombrada Juan y Marta su Capitán Samuel Mcdonwall y otros cuatro hombres de tripulación; cargado de cebada, harina, legumbres, queso, manteca, cerveza, carbón y zapatos con destino a la Plaza bloqueada.




Madrid 5 de Enero


Hallándose Ceuta el Teniente de fragata don Pablo Estapar con el Lougre Fox de su mando de 10 cañones de a 2 y 35 hombres de tripulación, reconoció al amanecer del día 21 de diciembre último una embarcación que pareciéndole sospechosa salió a darle caza, logrando a las dos horas aproximarse a ella con el auxilio de los remos por la cama que había del Estrecho.

Reconocido el buque por segundo comandante del Lougre expresado don Diego de Fuentes, al que se dirigió con antelación en una lanchita con cinco hombres armados, halló ser una balandra de guerra inglesa de 16 cañones de a 8 con 2  más de miras aproa y dos guarda timones. Resuelto Estapar y animada toda su gente a impedir este socorro a la Plaza bloqueada determinó el abordaje, ejecutándolo con el mayor ardimiento que resistió el enemigo con vivo fuego de cañón y formados cerca de 80 hombres (número de su tripulación) en la borda con Chuzos, trabucos, pistolas y balas de cañón que tiraban a mano por la superioridad que les daba la mayor altura, desde donde se defendía.

Toda esta precaución avivó en el comandante del nuestro lugar en el deseo de ganar con su gente a toda fuerza aquella anterior superioridad; pero habiendo la balandra enemiga atracado a nuestro lougre ,echándole a éste la verga mayor abajo, se separó nuestro buque a reparar su incomodidad y con el beneficio de su ventolina repitió 2º abordaje, que fue sangriento de una y otra parte. Viéndose precisado Estapar a desistir de su 2º honroso intento por haberle el enemigo desarbolado del palo de trinquete con su gruesa y más numerosa artillería, desmantelande todo el palo mayor y dándole varios balazos a la lumbre del agua, matándole al Piloto, al Práctico y al Patrón del bote y herido gravemente a 10 hombres y a otros 8 de menos consideración; no obstante lo cual huyó el enemigo y fue perseguido hasta debajo de los fuegos de la plaza.


La calma no permitió a los xabeques que sea hallaban en Algeciras llegar a tiempo oportuno y cuando las lanchas cañoneras empezaron su fuego tenía la balandra inglesa ganado el puerto.

Elogia el Comandante del Lougre Fox el valor de su segundo el Alférez de fragata don Diego de Fuentes así en el reconocimiento que hizo con la mayor proximidad en una lanchita al buque enemigo como la constancia con que ánimo la gente en acción; que habiendo sido muy del Real agrado, se ha dignado el Rey promer a don Pablo Estapar a Teniente de navío, y a don Diego de Fuentes a Alférez de la misma clase, mandando se liberen a las familias de los muertos y estropearos de resultas esta gloriosa función los subsidios que previene el artículo XV de la Ordenanza adicional de presas.




Gaceta de Madrid núm. 5, de 16-01-1781, páginas 48







San Roque 4 de Enero



Prosigan las tropas de este campo en hacer los reparos conducentes a la seguridad y mejor servicio de las obras construidas dentro y fuera de la línea, sin dejar de sufrir fuego ordinario de la Plaza; cuyo efecto desde el 28 del pasado consiste en haber ocasionado leves contusiones a Don Miguel de Salcedo Capitán del Regimiento de Infantería de Burgos, y a dos soldados, con otros dos que han sido heridos. De algunos días a esta parte se advierte que han empezado el enemigo nuevos trabajos encima de la ciudad junto al Hospital de la Marina, en la ensenada de los Remedios a flor de agua,  y en otros parajes de la Plaza y monte, sin que hasta ahora se pueda conocer su verdadero objeto; bien que es regular se dirigen aumentan fuegos por todas partes.







Gaceta de Madrid núm. 7, de 23-01-1781, páginas 63





San Roque 11 de Enero


Aunque con alguna lentitud y sin efecto no cesa la Plaza de continuar su fuego noche y día contra nuestros trabajadores, que se ocupan siempre en hacer los reparos convenientes a las obras antiguas y nuevas de este Campo. El enemigo por su parte tampoco deja de aplicarse en adelantar con la posible actividad todos los trabajos de la Plaza y fuera de ella; habindose observado que el que empezó debajo del Hospital de la Marina a flor de agua, se dirige a la construcción de un muelle para desembarcar cualesquiera efectos con el auxilio de algunas máquinas de que le será forsozo valerse, porque el escarpado y muralla superior no dejan de tener altura, bien moderada, en aquel paraje. También ha retirado, sin saberse la causa, el mortero que estaba situado sobra la eminencia del monte.

 

George Augustus Eliott, 1st Baron Heathfield 
Foto de la wikipedia

George Augustus Eliott



Gaceta de Madrid núm. 8, de 26-01-1781, páginas 65 a 68




Londres 09 de enero de 1781


Milor Hilsborough ha recibido pliegos del General Elliot Gobernador de Gibraltar representándole ser tanta la vigilancia de los Españoles en cerrar todos los canales por donde aquella Plaza recibía antes socorros, que de  10 navíos que se presentan a penas uno solo podrá entrar en el puerto: lo cual le ha obligado a disminuir las raciones de la Guarnición; y aun así se le hará dificil sostenerse mucho tiempo sino recibe abundantes auxilios; cosa que conceptúa muy ardua, pues el bloqueo está dispuesto de manera que todo lo interceptan los enemigos; y solo podría lograrse por un golpe de mano atrevido y feliz, para el cual sería necesario que el comboy viniese bajo la escolta de una Escuadra capaz de hacer frente a la que está en Cádiz. Estas noticias fueron comunicadas al Rey, quien junto el Consejo para providenciar; mas ignoramos aun de positivo las resultas. Aunque se ha dicho que a este objeto de expidieron inmediatamente ordenes a Portsmouth destinando 10 navíos de línea para tentar dicho servicio, las cartas de aquel astillero no hablan de movimiento alguno en la Marina; y es dificil que el Gobierno se contente con 10 navíos para semejante expedición.. Mas verosímil sería lo que se dijo la semana anterior es a saber, que no se tomará aquí partido a cerca del socorro hasta saber de fijo el paradero del Conde de Estaing que nos infunde mucho terror; pues hasta que se tenga noticia de su llegada a Brest y de la permanencia de D. Luis de Córdova en Cádiz no es coyuntura a propósito para tentar fortuna. Aun entonces creen  muchos que iría toda la Escuadra grande. En consecuencia de ello cargan ya abundantemente víveres todos sus buques y saldrán a mediados de este mes: añadiéndose que si lograren la idea destacarán después 8 navíos y 3 fragatas a las Islas para reforzar al Almirante Rodney. La necesidad de la tentativa es evidente; pues según informes de un Oficial que llegó de Gibraltar a Douwers el 31 de Diciembre era ya muy grande desde últimos de noviembre la escasez que había en la Plaza de las cosas mas esenciales.



Charles Henri, conde d'Estaing. Foto de la Wikipedia

Biografia de 





Luis de Córdova y Córdova. Foto de la wikipedia

 

 Biografia de 

Luis de Córdova y Córdova en lala wikipedia




Gaceta de Madrid núm. 9, de 30-01-1781, páginas 84





San Roque 18 de Enero

La Plaza sigue su fuego en la forma regular, algo mas activo de noche que de día y alternando el de cañón con el de obús  Dos Soldados muertos y 5 heridos, uno de ellos gravemente, ha sido el daño que nos han ocasionado algunas granadas en las noches del 11 y 12. Los recios temporales de vientos y lluvias que experimentamos de algunos días a esta parte han hecho suspender los trabajos. En los del enemigo no se advierte otra novedad particular sino haber colocado un mortero sobre el mismo sitio donde se halla el que retiró últimamente de la eminencia del monte.




Gaceta de Madrid núm. 11, de 06-02-1781, páginas 99




San Roque 25 de Enero

Para reparar los daños que han ocasionado las lluvias y vientos en las obras antiguas y nuevas de este Campo, construir algunas blindas y fortalecer con fajinas y sacos de tierra la trinchera,  se emplean diariamente 300 trabajadores, además de un piquete de 50 hombres destinado a cubrir de noche estas operaciones. La Plaza hace ya poco fuego: algunos días suele suspenderlo del todo y ninguna noche ha tirado más de 20 cañonazos. Las tropas enemigas están en continua fatiga no menos por las funciones de su regular servicio que por los trabajos extraordinarios dirigidos al aumento y perfección de sus defensas. Parece que también han emprendido la construcción de otro muelle de madera en la ensenada de San Juan no lejos del Fuerte Inglés y a distancia de 1300 toesas del que habían empezado por debajo del Hospital de la Marina; observándose que en ambos parajes intentan romper los gruesos peñones del escarpado, porque acaso les será difícil de otro modo el buen uso de dichos muelles para desembarco de sus efectos.





Gaceta de Madrid núm. 12, de 09-02-1781, páginas 102 a 104



Londres 17 de Enero

Se asegura que muy en breve saldrá el Almirante Darby con su Escuadra al socorro de Gibraltar, escoltando de camino el comboy destinado para la India compuesto de varios navíos mercantes y transportes con con tropas a las órdenes del General Meadows y comboyado por la división de buques de guerra del Comodoro Johnstone, que se separará del Almirante a la altura que le parezca más conveniente, para seguir después su rumbo al Cabo de Buena Esperanza.










Gaceta de Madrid núm. 13, de 13-02-1781, páginas 114



San Roque 1º de Febrero de 1781




Siguen los reparos ordinarios de nuestras obras según el método acostumbrado y tampoco se advierte novedad en las que construyen los enemigos. Su fuego ha sido muy desigual así de día como de noche y sin otro efecto que haber herido gravemente a un Cabo de Voluntarios de AragónSegún ha podido observarse, los dos muelles provisionales de madera que han establecido últimamente más allá del nuevo, tendrán 20 varas de largo y 4 o 5 de ancho cada uno; habiendo puesto cabrias en sus extremos para felicitarte embarco y desembarco. También se ha notado entre el Ensenada de San Juan y la de los Remedios forma una rampa flor de agua y que allanan el terreno superior con el fin tal vez de construir alguna nueva batería poco elevada sobre nivel de la mar.



Gaceta de Madrid núm. 16, de 23-02-1781, páginas 145 a 148



Londres 2 de Febrero


Se habla mucho de la próxima partida de la escuadra grande para el socorro de Gibraltar; asegurándose está pronta a hacerse la vela puertos de Portsmouth y Plimouth. Unos dicen la mandará Howe y otros Darby, añadiendo que este último partió el 26 de Londres para el primero de los mencionados puertos. La misma variedad ahí en cuanto al número de buques de qué se debe componer. Algunos la suponen de 34 navíos  y proporcionado número de fragata: incluyendo en este total la división del Comandante Johnstone que debe salir para la india, y acompañará la escuadra hasta cierta altura para auxiliarla si fuera necesario. Otros con más fundamento creen no pueden pasar de 22 navíos, de los cuales falta que alistar algunos y que dicho Johnstone no va a la india sino a su antiguo apostadero de Lisboa para interceptar los navíos holandeses es que se esperen allí bajo el convoy del Almirante Biland. Se ignoran quien será en tal caso el Comandante encargado de conducir las tropas de la expedición que se suponía confiada al Coronel Fullarton:  pero quizá irán estos a relevar parte de los Regimientos Ingleses que se hayan en Gibraltar. Puede dar un media de la escasez de víveres que se padece en aquella Plaza una carta del patrón de cierto barco que salió del Támesis para aquel puerto y pudo introducirse en el a pesar de la vigilancia de la fuerza te bloqueo. En ella participa haber ganado en la venta de su carga 300 por 100; vendiendo la libra de patatas 6 reales, cuando en Londres no cuestan 3 libras medio real;  de donde se puede inferir la necesidad que padece aquella guarnición.



Gaceta de Madrid núm. 17, de 27-02-1781, páginas 154



Londres 3 de Febrero


Después de haberse despedido el Príncipe Enrique de sus augustos padres y de toda la Familia Real salió de aquí para embarcarse en la escuadra que debe hacerse a la vela cuanto antes con destino a Gibraltar,






Gaceta de Madrid núm. 19, de 06-03-1781, páginas 199 a 201



Londres 13 de Febrero


El Príncipe Enrique no partió de aquí para por Portsmouth hasta el 10. Además de que los vientos no son favorables a la partida de la escuadra y comboyes, se cree que tardará aun el Almirante Darby en hallarse en estado de hacerse a la vela, pues se sabe con certidumbre que la escuadra Española ha sido poderosamente reforzada y se querría juntar fuerzas capaces de batirla o a lo menos de impedir que saliese al encuentro y frustrarnos el socorrer la Plaza de Gibraltar.



Gaceta de Madrid núm. 19, de 06-03-1781, páginas 213 a 214



San Roque 22 de Febrero


Se ha reducido ya el número de nuestros trabajadores proporcionándolo a los reparos de poca consideración que la naturaleza de las obras de campaña hacen siempre necesarios para mantenerlas en aquel buen estado de servicio que requiere el objeto de su establecimiento. El fuego de la Plaza sigue siendo sin variación notable y desde el día 8 no nos ha causado otro daño que herir levemente a un Soldado.  Parece que la guarnición se ejercita diariamente en marchas y evoluciones, sin dejar de atender el adelantamiento de sus trabajos: habiéndose también observado en el espacio que media entre el Hospital de la Marina y la muralla del mar, han empezado últimamente una galería de madera de 6 a 7 varas de alturas.


Gaceta de Madrid núm. 21, de 13-03-1781, páginas 224 a 227



Londres  24 de Febrero

según las voces del día se aguarda también la llegada de Rodney para tentar la escabrosa empresa del socorro de Gibraltar; lisogeandonos que como tiene él la fortuna de ser acepto a ambos partidos, Ministerial y de la oposición, restablecerá en la Marina la buena armonía que han desterrado de ella los Consejos de guerra de Keppel y Palliser. En todo caso sea quien fuese el Comandante encargado de introducir socorros en Gibraltar, parece que sus instrucciones no le dejaran opción entre la prudencia y la temeridad; pues cansado el Lord Sandwich de oír hablar de la retirada y fuga, está resuelto a que se arriesgue una acción decisiva, capaz de restituir a la Bandera Británica su lustre ajado, o de justificar a lo menos el partido que se tome de prestarse a las proposiciones de las Potencias mediadoras. esta última consideración ha obtenido la aprobación del Consejo; cuyos Vocales repugnando al principio la idea de arriesgar la flor de la Marina Inglesa; es decir cera de 29 navíos nuestros contra 38 o 40 entre Españoles y Franceses, se han rendido al cabo al dictamen del Ministerio, conociendo ser forzoso tentar fortuna, y que en las actuales circunstancias era necesario un golpe decisivo, que de un modo o de otro conduzca al fin deseado. Por consiguiente la escuadra grande llevará orden de batirse, sea cual fuese el número de los enemigos. Algunas Gazetas aseguran que va provista de víveres para 6 meses; dando por razón el recelo de que el Conde de Estaing después de batir nuestra escuadra o al menos estorbarla el paso parta Gibraltar, se encamine rápidamente a la América y ataque de improviso las posesiones Inglesas que mas le convenga y por si así fuese, se previenen nuestras fuerzas navales a seguirle. Sin embargo esta noticia no pasa por tan segura como la anterior de la resolución de arriesgarlo todo por socorrer a Gibraltar, bien que las deliberaciones del Consejo han variado continuamente de algunas semanas a esta  parte sobre dicho asunto.

El navío Medway de 60 cañones puso el 10 señal para las embarcaciones destinadas a Gibraltar. Con fecha del 22 escriben de Portsmouth. la llegada allí de la orden para hacerse la escuadra grande a la vela y que con efecto lo ejecutarían la mañana siguiente: pero aquí no se cree tan cercana su salida. El Comandante Johnstone se mantenía aun en Portsmouth; su destino es siempre un secreto. Ta se embarcan a bordo de su división 3 Regimientos.




Gaceta de Madrid núm. 24, de 23-03-1781, páginas 247 a 252



Londres  03 de Marzo

En vista de tantos contratiempos no es de admirar se aumente la desconfianza pública en orden al socorro de Gibraltar. Aun cuando se verifique en breve la salida de nuestras fuerzas navales, se cree que no puedan pasar de 24 navíos de linea, bien que algunos papeles públicos las suponen de 28 y otro de mas. También resultará de su partida quedar solo algunas fragatas para proteger la entrada de nuestras flotas y resguardar el Canal de la Mancha expuesto a las empresas de nuestros enemigos; pues los navíos de linea que pueda haber son viejos e inútiles  Se asegura que los buques de la escuadra de Darby están poco tripulados y mal provistos de municiones y víveres: que hay bandos entre la Oficialidad y un descontento general.




Gaceta de Madrid núm. 29, de 10-04-1781, páginas 301


Algeciras  31 de Marzo

Ha entrado hoy en este puerto un bergantín mercante Ingles que se dirigía al puerto de Gibraltar y fue cortado por tres lanchas cañoneras al mando del Alférez de Fragata D. Miguel de Montemayor. Luego que el Comandante del apostadero hizo señal de embarcación enemiga se dirigió este Oficial a cortarla el paso, consiguiéndolo con la lancha que montaba, antes que el Ingles tomase la Punta de Europa, en cuya situación aprovechándose su gente de un repentino chubasco, abandono la embarcación refugiándose en Gibraltar y la tomo Montemayor a remolque, sacándola debajo el fuego vivo de artillería y fusilería que le hicieron de la Plaza.





Gaceta de Madrid núm. 33, de 24-04-1781, páginas 335 a 338

Madrid  24 de Abril


Por carta de los Comandantes General de mar y tierra encargados del bloqueo de Gibraltar con fecha de 12 del presente se ha tenido noticia de haber llegado el mismo día al socorro de aquella Plaza la escuadra y comboy Ingles, componiéndose de 28 navios de línea, entre ellos 9 de tres puentes, 10 fragatas de guerra y 97 transportes. Hallándose dichos Generales con ordenes anticipadas para obrar de concierto en este caso  y practicar todas aquellas operaciones que juzgasen mas oportunas en daño de los enemigos, así que empezaron sus buques a embocar el Estrecho, envió el del bloque del mar al Mayor General de la Armada D. Buenaventura Moreno con 11 lanchas cañoneras y 4 bombarderas, mandadas por Oficiales a Punta Carnero, que es la Occidental que forma la Bahía de Gibraltar; y formándose en línea de comboy salieron al encuentro con tal denuedo, resolución y método, que rompiendo el fuego contra una fragata y dos navíos que iban por cabeza del comboy, obligaron a aquella a variar su derrota; y continuándolo con el mayor ardor en linea de frente contra los dos navíos los precisaron a atravesarse y corresponder con toda su artillería, durando este ataque 2 horas, hasta que refrescando el viento se retiraron las lanchas, tirando las bombarderas algunas bombas.

A este tiempo mandó el General del Campo romper el fuego contra la Plaza, sus fondeaderos y muelles, practicándose con tal acierto y viveza que se conoció luego el efecto en la precipitación con que reforzó el enemigo sus puestos, en la confusión de sus movimientos y en haber abandonado los vecinos la Ciudad huyendo a las casa de madera situadas sobre el cuartel nuevo, además de haberles echado a pique una escampavia que se hallaba a la inmediación del muelle de las lanchas. La Plaza correspondió con 20 cañonazos sin habernos causado ningún daño.

Siguió el 13 y 14 el fuego de nuestra línea con tal viveza y tesón que ni aun querían nuestro soldados ser relevados ni tomar el preciso descanso, y hasta el paisanaje de todas clases, incluso el Clero Secular y Regular de aquella comarca, concurrió a la línea a ofrecerse para cuanto quisiese mandarles el General. Había reconocido el Mayor General de la Armada Don Buenaventura Moreno el paraje por donde pudiera incomodar a los 4 navíos y 2 fragatas que había fondeado, formando la 1ª línea de resguardo del comboy y a las 5 y media de esta mañana a favor de ventolinas se dirigió con todas las lanchas en linea de comboy a una fragata  que estaba a la vela entre Punta Mala y el Monte, la cual antes que se acercasen a dos tiros de cañón arribó a su fondeadero, siguiéndola las lanchas en línea de frente hasta emprender vivo fuego contra ésta y los 2  navíos que correspondieron con el mismo; y aunque observó Moreno que otros 2 que cruzaban se dirigían a cortarle la retirada  conociendo no se lo permitiría el viento mantuvo el fuego hasta que refrescando aquel se retiró sin mas daño que haber un balazo desecho la torda de una lancha y lastimado su costado.

El 15 prosiguió con la misma viveza el fuego de nuestra línea. Nuestras lanchas salieron a las 5 de la mañana mandadas por el citado Mayor General, y dirigiéndose a un navío y una fragata que bordeaban en la bahía, retrocedieron estos a su fondeadero desde el cual correspondieron con 3 descargas, logrando con las nuestras hacer daño en la gavia de la fragata, en su costado y en el foque ; y se fueron acercando tanto nuestras lanchas que lograron cayesen algunas bombas entre el comboy fondeado, durando el fuego de una y otra parte hasta las 8, que refrescando el viento y fatigada extremadamente nuestra gente con el continuo trabajo de 3 días sin relevo día y noche, determinó D. Buenaventura Moreno retirarse, sin mas desgracia que dos hombres lastimados al cargar un cañón.

En el día 16 como en los anteriores repitió Moreno el ataque con las lanchas a menos de un tiro de cañón formadas en línea; y aunque una fragata con 2 balandras intentó cortarlas, maniobró el Mayor General en tal disposición que formando 3 divisiones, la batió por proa, costado y aletas, en cuyo empeño, cayendo todos  sobre el fondeadero enemigo, se trabó nuevo combate con todos los navíos y fragatas fondeados, hasta las 9 que por las razones del anterior día dispuso la retirada, recibiendo en esta una descarga general con balas de todos los citados buques enemigos, sin mas daño que haberse clavado una bala de a 8 en el costado de una lancha: siendo indubitable le tuvieron grande los enemigos, así porque a tan corta distancia como se puso no podía perderse tiro, como por haberse notado un navío rendido su bauprés, según las maniobras que se hacían en el; otro falto del estay de trinquete y en la fragata flamear una vela como si se le hubiese cortado su escotín. Se espera que estos daños se aumenten; y aun el de incendiar el todo o parte del comboy enemigo, según las medidas que están tomadas, si los vientos no fueran contrarios a ellas, como lo ha sido hasta ahora.

Por lo que toca el fuego de nuestras baterías hasta dicho día 16 en que finaliza las últimas noticias del General del Campo, sabemos que se continuó con mucho acierto y actividad, de modo que habíamos ya tirado 8.280 cañonazos y 3.262 bombas. La Ciudad ha padecido notablemente, quedando arruinados varios edificios, incluso uno en que se custodiaban víveres; y seguido el incendio de la misma Ciudad que prendió por cuatro partes. También han recibido daño considerable difierentes baterías, advirtiéndose que en la de Ulises y Reyna Ana se han desmontado algunas piezas y desecho sus parapetos y merlones, por cuya cuasa no ha sido tan vivo el fuego de la Plaza como el primer día, ni nos ha ocasionado mas desgracia que haber muerto 2 Soldados, 3 heridos de cuidado y 5 levemente. El ardor y constancia naturales en nuestras Tropas se han manifestado como siempre, no obstante la fatiga y riesgo de estas operaciones. Los enemigos van descargando y amontonando con precipitación sus efectos por los muelles provisionales de madera. La mayor parte de sus buques de guerra se mantienen a la vela recelosos de ser incomodados en su fondeadero, no solo por las baterías de tierra sino también por la lanchas cañoneras y bombarderas que no pierden ocasión de ofenderles y lo hacen como se han dicho, con buen efecto. La noche del 13 se separaron de la escuadra un navío y una fragata dirigiéndose hacía Levante en conserva de varias embarcaciones que es natural vayan a Mahón.



Representación esquemática de un navío de línea de tres puentes:
1) Pañol de municiones.
2) Santabárbara.
3) Antepañol. Cuarto donde se cargaban de pólvora los cartuchos.
4) Línea de Flotación.
5) Tiro doble. Requerido para quebrar el casco del barco enemigo.
6) Cañón con cureña y aparejos. 7) Cubierta Principal
Fuente Wikipedia.

Dotación de las baterías flotantes:
BateríaHombresCañonesCapitán
Pastora70028Buenaventura Moreno
Talla Piedra70028Príncipe Nassau
Paula Primera70026Cayetano de Lángara
Rosario70026Francisco Muñoz
San Cristóbal60018Federico Gravina
Paula Segunda3669Pablo de Cózar
Santa Ana35010José Goicoechea
San Juan40010José Angeler
Príncipe Carlos40011Antonio Basurto
Dolores2806Pedro Sánchez





Gaceta de Madrid núm. 34, de 27-04-1781, páginas 348 a 350

Madrid  27 de Abril


De las últimas noticias que han comunicado los Comandantes de mar y tierra del bloqueo de Gibraltar, resulta que el día 16 hizo la Plaza poco fuego con el que nos hirió 3 Soldados, uno de ellos levemente; pero al contrario el de nuestras baterías fue vivo y acertado haciendo nuevo estrago en las enemigas e incendiando la Ciudad por diversas partes. Aunque cayó una bomba sobre el almacén de pólvora  no produjo el deseado efecto. No fue menos vivo y eficaz el fuego de las lanchas cañoneras y bombarderas contra los buques fondeados; pero se observa que seguían los enemigos a todo riesgo descargando con indecible precipitación su comboy.

Lo mismo substancialmente se ejecutó en el siguiente día y pudo notarse quedaba ya enteramente consumido  por las llamas el edifico que antes fue Convento de la Merced y ahora servía de almacén  ardiendo ademas la Ciudad por diversos sitios. A pesar de los buques de todos portes que cruzaban en la bahía logró un falucho de nuestra Marina apresar una tartana Inglesa procedente de Liverpool  con 11 hombres y carga de comestibles, conduciéndola a Algeciras. En los días sucesivos has el 19 inclusive hubo igual actividad y desvelo de parte de los bloqueadores, teniendo a los buques enemigos en continua inquietud con motivo de la descarga que procuraban hacer alternativamente, pues se le atacaba en su propio fondeadero como antes.  Las baterías de la línea por su parte seguían sus fuegos con el mismo buen efecto, comunicando el incendio a otros almacén.

El día 20 a las 6 de la mañana hicieron nuestras lanchas nuevo ataque y por espacio de mas de una hora se batieron contra los buques de guerra fondeados, igualmente que contra 4 navíos  2 fragatas y 2 balandras que se hallaban a la vela, sin que todos ellos pudiesen obligarlas a retirarse hasta que arreciando el viento tuvieron que ejecutarlo. La línea continuño sus fuegos con el mismo tesón y buen éxito logrando poner alguna bomba a la punta del muelle nuevo dentro de las cadenas; además de causar nuevo incendio en la Ciudad.

Habiendo empezado a soplar el Levante tomaron inmediatamente los enemigos sus disposiciones para dejar el Estrecho en el estado en que se hallaban; y a proporción que aquel viento se afirmaba apresuraron las maniobras, de forma que en el discurso de la tarde y parte de la noche salió toda la escuadra  al Océano sin aguardar el comboy que fue a Mahón; y tal vez llevándose alguna parte de los efectos que debía desembarcar.

Mientras han permanecido en el puerto tuvieron al fortuna de lograr un tiempo muy apacible que al paso que les proporcionó la descarga de sus buques, no permitió absolutamente hacer por nuestra parte el uso de los brulotes que estaba premeditado y dispuesto.

Los respectivos Generales del bloqueo hacen los mayores elogios de la Oficialidad, Tropa y Marinería que han servido bajo sus ordenes; y cuantos avisos se han recibido convienen en que se ha observado de parte de los enemigos suma precipitación y poco tino en todas sus disposiciones, como lo acreditan el ningún efecto de sus fuegos y el no haber emprendido cosa alguna con una escuadra tan considerable.

Brulote: http://es.wikipedia.org/wiki/Brulote_(barco)



Gaceta de Madrid núm. 35, de 01-05-1781, páginas 357 a 358

Madrid  1º de Mayo


Han seguido los Generales de mar y tierra del bloque de Gibraltar dando cuenta de los ulteriores sucesos en aquella Bahía desde la salida de la escuadra Inglesa hasta el día 23 por la tarde. 

Apenas acabó de aclarar la atmósfera en el 21 se observó que había quedado en el fondeadero enemigo de 25 a 28 embarcaciones de transporte, toda descargadas a excepción de 3; pero que 15 o 16 de ellas estaban bien maltratadas, incluso 4 sumergidas hasta las últimas cubiertas de resultas del vivo fuego anterior de las lanchas cañoneras y bombarderas sostenido por el de las baterías de la línea. Asimismo se notó que había dejado porciones considerables de fardos, sacas, barriles, cajones y otros efectos amontonados y al descubierto hacia los muelles de madera; tomándose por la Tropa la precaución de aumentar y extender su campamento por el lado de Levante y a la posible distancia.

Redújose el fuego de la Plaza en dicho día a 35 tiros sin ocasionarnos la menor desgracia; pero el de nuestra línea fue vivo y tan bien dirigido como en los días anteriores, acreditándolo el nuevo incendio de edificios en la Ciudad y el destrozo de algunas baterías de la Montaña, en que se logró desmontar varios cañones. Lo mismo se verificó en el siguiente día no tirando los enemigos mas que 41 tiros, correspondiéndoles por nuestra parte con tal viveza, que se vio arder la Ciudad durante toda la noche y parte de la mañana inmediata.

El 23 al amanecer se situaron las barcas cañoneras y bombarderas en frente del cuartel nuevo de la Plaza de Gibraltar mandadas por el Mayor General Buenaventura Moreno y a pesar de del fuego enemigo y de ser fuerte y contraria la corriente se fueron aproximando para empezar el suyo. Hiciéronlo con el mayor denuedo desde la salida del sol hasta las 7 y media, despreciando el inminente riesgo en que de continuo estuvieron, pues a cada descarga se veían arrastradas por la misma corriente y la marea al alcance de toda la artillería de los enemigos, que por aquella parte disparaban con actividad; y sin embargo no hubo el mas leve accidente ni en aquellas pequeñas embarcaciones ni en la gente que tan animosamente las servía. Como nuestros fuegos se dirigían al muelle nuevo, Hospital de Marina y cuarteles de Punta Europa deben de haber hecho bastante daño, mediante a que se observó que aun hubo algunas bombas que cayeron cerca del Almacén de pólvora y que  así los habitantes situados en las barracas inmediatas a los cuarteles, como la tropa que estaba acampada allí se habían retirado con suma precipitación a lo mas alto de la montaña.




Gaceta de Madrid núm. 37, de 08-05-1781, páginas 376 a 378

Madrid  8 de Mayo


Según los nuevos informes que se han recibido del Campo y Bahía de Gibraltar seguían las operaciones en los mismos términos que ya se ha instruido al Público. La Plaza enemiga disminuía cada día mas sus fuegos o por conocer el poco efecto que hacían o por estar la mayor parte de su guarnición y vecindario ocupada en finalizar la descarga de los buques fondeados y en resguardar los efectos desembarcados. En los días 23, 24, 25 y 26 dirigieron las baterías de la línea sus tiros contra la Ciudad y la Montaña y el efecto correspondió bien; observándose en aquella nuevos incendios de edificios grandes o almacenes que duraron bastantes horas; y también se vio que una bomba había arruinado el mirador situado a dos tercios de la altura del monte y otras habían caído sobre la batería mas alta de la Punta del  Norte. En este intermedio sobrevino un temporal tan terrible de agua y granizo que continuó por mas de día y medio con gran fuerza; y como casi todos los efectos que se habían desembarcado precipitadamente de los buques del último comboy estaban a la inclemencia amontonados unos sobre otros, se creía con bastante fundamento que hubiesen padecido una avería extraordinaria, no pudiendo bastar a evitarlo  las precauciones que por el pronto se vieron tomar de tender por encima algunas lonas y lienzos.

En los días sucesivos 27 y 28 dispararon los enemigos con igual lentitud y sin causarnos tampoco daño alguno; pero nuestro fuego, aunque mas moderado que antes, produjo nuevos incendios con especialidad en un almacén de la Ciudad que parece haber sido el de mayor entidad en cuantos hasta allí han sufrido según  la agitación y movimiento que se observó entonces en todos los habitantes: y así mismo se logró poner algunas bombas sobre uno de los almacenes de pólvora y otras en el campamento de la Montaña.

Vinieron en estos días de la parte de Levante algunas embarcaciones de guerra enemigas como bergantines  y fragatas y dieron fondo en el surgidero; mas al parecer se disponían a dejarlo en breve.

El recio temporal de que se ha hecho mención y la cerrazón que reinó durante dichos días no permitió obrar con las lanchas cañoneras y bombarderas; pero según las últimas cartas del Comandante de mar D. Antonio Rodriguez de Valcarcel que llegan hasta el 30, se verificó dicha operación en aquella misma mañana. El Mayor General D. Buenaventura Moreno salió a las 3 de la madrugada con las citadas embarcaciones a presentarse en frente del muelle nuevo y del campamento enemigo; y aunque la corriente y la marca fueron contrarias a sus disposiciones se situó con bastante inmediación a las murallas desde donde rompió el fuego y lo continuó con grande actividad: Correspondieron por su parte los baluartes de la Plaza y aun los buques que estaban fondeados; de suerte que nuestras embarcaciones lo sufrían sin intermision por el frente y los flancos, presentando ademas de esto en algunas ocasiones un objeto muy grande porque la misma marea las juntaba a veces en pelotón  Sin embargo de tales inconvenientes fue vivísimo el fuego de las lanchas de ambas clases por espacio de casi tres horas; y puede creerse que el efecto haya sido de consideración por lo bien dirigido que iban todos los tiros.

Al principio de la acción dió una bala de a 24 en el espejo de la falua en que iba el Comandante D. Buenaventura Moreno, y reducido a infinitos pedazos pasaron algunos por entre las piernas de dicho Oficial, de cuyas resultas recibió algunas fuertes contusiones en piernas y muslos. A su Ayudante el Alférez de Fragata Marqués de la Romana le habría cogido otra bala según la dirección que llevaba a no haberle volcado el mismo Moreno al tiempo de caer; y finalmente al bombardero Roque Agüera le llevó las pantorrillas otra bala de a 36: siendo estas las únicas desgracias de un combate tan vivo y tan sostenido; el que concluyó disparando las baterías de la Plaza una espesa nube de metralla con cañones de a 36 al formarse las barcas Españolas para efectuar la retirada.





Gaceta de Madrid núm. 39, de 15-05-1781, páginas 396 a 398

Madrid  15 de Mayo


En la Gazeta de 8 del Corriente se comunicaron las noticias que hasta entonces se tenían de la Bahía de Gibraltar y llegaban el 30 de abril por lo respectivo a las operaciones de mar. Ahora podemos expresar que en aquellos dos últimos días siguió el fuego de nuestras baterías con bastante acierto contra los edificios inmediatos a los almacenes y Parque de artillería de la Plaza, contra la Cueva del Gobernador, Castillo de los Morosbaterías del Monte: resultando la muerte de un Soldado de Guardias Walonas por la casualidad de ir este a pasar por la tronera de un cañón a tiempo que disparaba; pero el fuego de los enemigos no causó daño alguno.

En los tres días primeros del presente mes fueron igualmente bien dirigidos nuestros tiros pues se vieron arder en la Ciudad varios edificios y especialmente alguna parte hacia los almacenes de artillería de la Puerta Nueva o de Europa, ademas de otros daños en diversos parajes  La Plaza por su parte hizo un fuego algo mas vivo que en los días anteriores y produjo la desgracia de que cayese una bomba sobre el repuesto de la batería avanzada de San Carlos, la cual a pesar de las prudentes precauciones y arbitrios que estaban tomados para un caso de esta naturaleza pudo penetrar hasta incendiar algo de pólvora  de cuyas resultas hubo un Sargento del Batallón de Voluntarios de Aragón Muerto, igualmente que un Soldado del mismo Cuerpootro de Artillería y 2 Artilleros y otros 3 Soldados de diferentes Cuerpos heridos de poca importancia. Otro Soldado de Guardias Walonas que se hallaban de centinela fue así mismo muerto de un casco de bomba. 

En el fondeadero enemigo se notaba que iban sumergiéndose varias embarcaciones de las que habían sido maltratadas por nuestros fuegos; y que entre las de guerra que subsistían aun, algunas parecían ser Argelinas.

Para cubrir los grandes repuestos de víveres  pertrechos y otros efectos que desembarcaron poco ha y permanecen todavía cerca de los muelles nuevos habían armado una tienda muy espaciosa con masteleros y velas; pero la pipería se hallaba aun apilada con separación no lejos de allí.






Gaceta de Madrid núm. 40, de 18-05-1781, páginas 405 a 406

Madrid  18 de Mayo

Enterado ya el Publico de lo ocurrido en el Campo y bahía de Gibraltar hasta el 3 del corriente, se añadirán aquí las noticias recibidas que comprenden hasta el 10 inclusive  En todos estos días siguieron nuestras baterías sus fuegos con mas o menos viveza según el efecto que se observaba y siempre ha sido con la felicidad de ver que se incendiaban o arruinaban varios edificios de la Ciudad, con especialidad uno que debió ser de consecuencia según el tiempo que duró y el empeño de las gentes en apagarlo  y que también los puestos y baterías de la montaña se causaba bastante estrago obligándolas diariamente a suspender sus tiros o a disparar con gran lentitud. El daño que estos nos han hecho en dicho intermedio ha sido de recibir  una herida pequeña en la cara el Teniente de Artillería D. Fernando Barranchea y otras un Sargento de Infantería ligera de Cataluña y dos Soldados de diversos Cuerpos.

Los enemigos se empleaban en deshacer algunas de las embarcaciones que se hallaban inservibles en el fondeadero; en conducir al campamento muchos de los efectos que tenían a la inclemencia y en distribuir los repuestos de faginas en pequeños montones a una cierta distancia, para que en caso de incendio no se comunique de unos a otras.

No restablecido aun de sus heridas el Mayor General de la Armada D. Buenventura Moreno nombró el General  del bloqueo de mar D. Antonio Valcarcel al Teniente de Navío mas antiguo D. Geronimo Bueras para el mando de las lanchas cañoneras y bombarderas en la salida que hicieron el día 7 de madrugada. Apenas llegaron estas en su formación regular al medio de la bahía se observó que toda la gente de la Plaza abandonaba el campamento retirándose una parte detrás del monte y otras a las defensas de Punta de Europa. Emprendieron las barcas un fuego vivo y sostenido: de cuyas resultas se incendió una embarcación enemiga que tuvo que salir precipitadamente de su fondeadero; se puso fuego a un pedazo del muelle nuevo de madera y se vieron reventar  diferentes bombas sobre el mismo campamento que deben haber producido bastante efecto.

Las baterías de la Plaza por su parte correspondieron con un fuego incesante y bien servido; y como las barcas se habían colocado a corta distancia recibieron casi todas algún daño. A una la llevó un balazo su palo y tuvo otros dos en la banda y costado; a otra la hundió un casco de bomba parte de la cubierta; otra perdió el hasta de la Bandera y fue lastimado su Patrón, en otra finalmente murió un marinero y hubo un artillero de Brigada herido: por cuyos accidentes y haber consumido la municiones que llevaban se retiraron en buen orden.


Acción de cañoneras españolas en Gibraltar. Grabado extraído de la obra de J. Drinkwater en la que aparecen unas lanchas cañoneras españoles dando caza a un mercante inglés que trata de escapar (no aparece en la imagen) durante la guerra de 1779-1783. Agradecimiento al usuario del foro torredelfraile. sacado de la pagina Todo a babor




Gaceta de Madrid núm. 42, de 25-05-1781, páginas 424 a 426

Madrid  25 de Mayo


Desde el día 4 hasta el 14 del corriente han continuado los fuegos de las baterías de nuestra línea que hace frente a Gibraltar y respectivamente los de la Plaza en los mismos términos con corta diferencia que en los días anteriores, observándose de una y otra parte mas o menos actividad según lo permitían las circunstancias  El efecto de los nuestros siempre ha sido de bastante consideración  pues diariamente se han visto arder edificios en la Ciudad y aveces por 4 lados a un tiempo con todas las apariencias de consumirse en ellos muchos efectos, especialmente hubo uno en que se custodiarían sin duda betunes o caldos según corrían  las materias inflamadas por todas las inmediaciones  sin que nadie se atreviese a acercarse. Así mismo se ha notado el daño que sufrían las principales baterías de la montaña  bien que a todo riesgo procura la guarnición aprovechar cualquier intervalo para repararlas en lo posible; y por último se ha reconocido que nuestras bombas tiradas desde la batería de San Carlos llegaban al Arenal-Colorado, al campamento y a otros parajes distantes en donde deben haber causado estrago por estar allí desprevenidos los enemigos.

Del fuego de la Plaza nos ha resultado recibir una pequeña herida en la cara el Teniente de Artillería D. Fernando Barrenechea: dos fuertes contusiones el Capitán de Voluntarios de Aragon D. Gaspar del Campo y otras heridas de poca monta un Sargento de Infantería ligera de Cataluña y dos Soldados de diversos Cuerpos.

A las ocho y media de la mañana del día 11 se largaron del fondeadero de Algeciras las lanchas cañoneras y bombarderas mandadas por el Mayor General D. Buenaventura Moreno con el objeto de incomodar a los enemigos; y habiendo entrado una ventolina por el S. E. se empezó a disipar la niebla permitiendo observar la huida de la gente del campamento hacia la parte del Este del monte y la preparación de las fragatas de guerra para resistirlas atracándose a tierra todo lo posible y presentando sus costados. Sin embargo de esto aunque empezaron el fuego nuestras embarcaciones no fue correspondido por la Plaza ni por dichas fragatas y como de allí a poco refresco  el viento se retiraron  las primeras: ocurriendo en esta ocasión la desgracia de reventarse un cañón, matar dos hombres y herir levemente a otros siete.

El 12 a las ocho de la noche volvió a salir el citado Comandante con las mismas lancha; y distribuyeéndolas en los puntos que mas correspondía para auxiliarse mutuamente en cualquier acontecimiento se puso con tanta proximidad a la muralla como quedar entre cinco y tras brazas y media de agua. A las diez empezó un vivo  fuego que sostuvo hasta la una de la mañana. En este ataque no se debió perder tiro pues todos dieron en el campamento o en la falda del monte y Punta de Europa; pero los enemigos ocupados sin duda en guarecerse con correspondieron de modo alguno, tomando ademas precaución de apagar todas sus luces;  en cuya consecuencia se retiraron en buen orden nuestras lanchas sin la menor lesión.




Gaceta de Madrid núm. 44, de 01-06-1781, páginas 444 a 446

Madrid  1º de Junio


Las noticias que se han recibido del Campo y Bahía de Gibraltar llegan hasta el 21 del pasado y se reducen a que el fuego de las baterías de nuestra línea, inclusa la avanzada de San Carlos, había seguido con regularidad desde el día 15 logrando los mismos efectos que en las ocasiones anteriores de incendiar en la Ciudad otros edificios o almacenes de consideración  de incomodar a los enemigos hasta en su campamento y fondeaderos y de causar destrozos en las baterías de montaña. La Plaza continuó respectivamente con su fuego sin habernos resultado en todo este intermedio otro daño que el de haber herido un casco de bomba a un Granadero del Regimiento de Infantería de Zamora; y los enemigos se esforzaban por todas partes en reparar sus obras maltratadas y en multiplicar las defensas por medio de espaldones y parapetos.

Dirigióse de nuevo el 19 a las 11 de la noche el Mayor General D. Buenaventura Moreno con las barcas cañoneras y bombarderas a batir el campamento enemigo y aunque a costa de mucho riesgo y afán por lo fresco del tiempo y recia corriente, logró situarse con ellas desde el muelle nuevo hasta Punta de Europa guardando entre si las debidas distancias para no ofenderse mutuamente. Emprendió su fuego con dichas embarcaciones y lo continuó hasta rayar el día; habiéndose observado que todos los tiros fueron muy bien dirigidos: con cuyo motivo hace hace nuevos elogios aquel Comandante del esmero y resolución con que la Oficialidad y gente que tripulan ambas clases de barcas desempeñan su servicio respectivo  En esta ocasión solo correspondieron los enemigos con algunos cañonazos sin el menor efecto.






Gaceta de Madrid núm. 46, de 08-06-1781, páginas 460 a 470

Londres  18 de Mayo

Un Oficial del navío de guerra La Unión ha escrito que mientras permaneció delante de Gibraltar, tuvieron tanto acierto los Españoles en la dirección de sus bombas, que en la Ciudad quedaba enteramente destruida y los almacenes reducidos a cenizas con los víveres y efectos; habiendo perdido la vida mas de 300 habitantes. Los demás para libertarse de las llamas se esparcieron por el monte.




Madrid  8 de Junio


Las últimas cartas recibidas aquí del Campo de Gibraltar son del 28 de mayo. Por ellas se sabe que desde el día 21 habían continuando sus fuegos nuestras baterías con la misma dirección y buen éxito que siempre  ya incendiando otros edificios en la Ciudad, ya causando algún nuevo destrozo en las baterías de la montaña, conocidas por los nombres de Ulises, Reina Ana y Princesa Amalia y ya finalmente hostilizando a los enemigos en alguna parte de sus fondeaderos  y campamento. La Plaza ha hecho fuego con regularidad, de cuyas resultas hemos tenido un Cabo de Reales Guardias Españolas muerto, un Soldado de reales Guardias Marinas y otro del primer Regimiento de Cataluña heridos de peligro y otros dos de diversos Cuerpos levemente.

No cesan los enemigos de trabajar en formar cuantos resguardos les dicta el arte o la necesidad; y se ha observado entre otras cosas que muchos efectos de los que tenían en tierra bastante expuestos a la inclemencia los han puesto a bordo de algunas embarcaciones que sin duda creen mas seguras por hallarse a distancia de nuestros fuegos y bien atracadas, sirviéndose de ellas como de almacenes.

En la noche del 23 cerca de las 11 se dirigieron las barcas cañoneras y bombarderas en la formación regular bajo el mando del Mayor General D. Buenaventura Moreno a situarse al frente de la ensenada de los Remedios y Punta de Europa a menos de medio tiro de cañón. A la una de la madrugada empezaron su fuego y lo continuaron hasta las 3 y media, según las apariencias con muy buen acierto, pues se ha notado que entre otros destrozos desbarataron el tejado del cuartel nuevo varias bombas, y otras cayeron en el Campamento. Apenas correspondieron los enemigos con algunas granadas sin causarnos el menor daño; y las lanchas Españolas se retiraron en buen orden cuando el viento  y la mar obligaron a ello.




Gaceta de Madrid núm. 48, de 15-06-1781, páginas 498 a 504

Madrid  8 de Junio



Según cartas del Campo de Gibraltar de 4 del presente habían continuado nuestras baterías hasta aquel día un fuego mas o menos vivos según lo exigían las circunstancias y siempre se experimentaban los mismos efectos de incendiar los edificios de la Ciudad por diferentes partes y de incomodar  a la guarnición no solo en los parajes de la montaña y cuerpos de guardia sino también en sus fondeaderos y campamento distante: debiendo creerse con bastante fundamento que se les hace diariamente daño considerable.

La Plaza por su parte había hecho en aquellos días un fuego mas sostenido que en los anteriores, bien que el del día 4 fue solo por salva general con motivo del cumpleaños del Rey Británico y todo el perjuicio que nos resultó fue tener un Soldado muerto del primer Regimiento de Cataluña, dos heridos del propio Cuerpo y uno de artillería. No cesan los enemigos de preparar nuevas defensas y se esfuerzan en reparar sus baterías maltratadas; pero también nosotros observando a donde dirigen sus trabajos procuramos impedíserlo.

Han salido varias embarcaciones de los fondeaderos casi todas para el océano y también se han visto pasar el Estrecho crecidos comboyes de diversas naciones con sus respectivas escoltas.

El 30 de Mayo a las once y media de l noche salió el Mayor General Buenaventura Moreno con las barcas cañoneras y bombarderas y aunque con bastante trabajo por la contrariedad del viento, logró situarlas en paraje y forma conveniente, con tanta proximidad  de las murallas  que se oía distíntamente la palabra de alerta de una centinela a otra. Empezó nuestro fuego después de la una y se sostuvo con el mayor tesón hasta el amanecer a pesar de que los enemigos correspondían vivísimamente con todas sus baterías de cañón  mortero y obuses. Puede asegurarse que los enemigos deben haber sufrido mucho daño porque no se perdía tiro nuestro; y aun los cascos de las bombas o granadas que reventaban en el aire se veían caer sobre sus buques fondeados. Hízose la retirada en buen orden, siendo de maravillar que en esta ocasión no recibiese nuestra gente el menor daño.

En la noche del día 2 a la hora ya citada volvió el mismo Comandante con las barcas de ambas clases a tomas el puesto mas proporcionado para incomodar con buen efecto a los enemigos en sus fondeaderos y campamento. Al primer tiro que hizo disparar respondió la Plaza con una nube de metralla y con bombas y granadas cargadas de bala menuda; pero nuestras tripulaciones sirvieron su fuego con indecible actividad y empeño disparando hasta 300 cañonazos y cerca de 70 bombas con grande acierto. A las 3 y media de la mañana se ejecutó la retirada con las precauciones regulares: habiendo salido de este vivismo ataque muy mal herido en un tobillo el Artillero de mar Antonio Marques y resultando algunos daños o averías en dos o tres barcas. Durante la acción salió de entre las embarcaciones enemigas una lancha con designio de ofender a las nuestras, pero apenas fue advertida por el Teniente de Navío D. Geronimo Bueras y por la lancha de D. Miguel de Montemayor, igualmente que por la del Caballero Guadia Marina Don Ignacio Huarte dirigieron estas sus tiros a metralla a la enemiga y la hicieron retirar inmediatamente.

El citado Comandante hace los mas singulares elogios de la bizarría con que en estos combates tan expuestos se manejan los Oficiales y demás empleados en el servicio de las barcas, notándose en todos la mas honrosa emulación.





Gaceta de Madrid núm. 49, de 19-06-1781, páginas 505 a 507

Londres 29 de Mayo


Los Papeles públicos Ingleses contienen muchas cartas de individuos de la escuadra de Darby que contestan en que Gibraltar quedaba casi enteramente arruinado por el fuego de los bloqueadores. Ademas de las municiones y víveres que han destruido  han derribado con las bombas los almacenes en que se esperaba conservar los restantes. Se ha notado que la pólvora de los Españoles alcanza mas que la nuestra  y que han inutilizado varios morteros de aquella Plaza, al paso que los nuestros no han podido desmontar las baterías que les causan tantos estragos.

También se ha publicado una relación individual sobre el propio asunto, escrito por otro individuo de la escuadra. Añade a las particularidades divulgadas hasta ahora acerca del daño que han causado los enemigos a dicha fortaleza,. el que padecieron algunos buques de dicha escuadra, entre ellos el Edgard, el Nonsuch &c. Las tropas de la guarnición se entregaron sin medida al uso del vino y aguardiente en los tres primeros días del bombardeo, robaron las casas de los particulares que se habían retirado a la montaña huyendo del fuego de los Españoles y derribaron las puertas de muchas, apoderándose de los muebles que en parte pertenecían a sus mismos oficiales. La artillería de los bloqueadores, que es excelente y está perfectamente servida, desmontó algunos cañones y morteros. Cayeron dos bombas sobre 2 cuerpos de guardia arruinando enteramente a uno de ellos, matando a 4 Soldados e hiriendo 5. El número de muertos y heridos es crecidísimo: entre los últimos se cuenta un Medico llamado Chisbum a quien un casco de bomba cortó ambas piernas. Casi todos los heridos han muerto de resultas por su incontinencia en la bebida. tres o cuatro bombas cayeron sobre el almacén de pólvora del Castillo y otras en el Convento donde pasaba las noches el General Elliot: y son de tanto alcance los morteros de los Españoles que una bomba llegó al muelle nuevo cayendo en una embarcación de transporte dentro de un barril de manteca, la cual apagó la espoleta impidiendo así el daño que hubiera resultado su reventara  Se han barrenado y echado a pique cerca de la playa las embarcaciones que conducían carbón (que eran en todo 17) para sacarlas a medida que se necesite; pero el Patrón de una de ellas asegura que el enemigo había tomado a su cargo ejecutar con las bombas la primera parte  de esta disposición  y que no pudiendo verificarse la segunda, esto es, la de retirar del agua aquellos barcos, satisface el Gobierno el importe a sus dueños. Muchos transportes han permanecido con sus cargamentos a bordo por falta de almacenes donde depositarlos, supuesto que los principales se hallan reducidos a cenizas. En vista del riesgo que había en apagar el fuego porque era vivísimo el que hacían los enemigos, dejo el Gobernador arder hasta los cimientos los edificios que se incendiaron &c.




Gaceta de Madrid núm. 50, de 22-06-1781, páginas 514 a 516

Madrid  22 de Junio


Desde el día 5 hasta el 11 del corriente ha seguido con la misma regularidad que antes el fuego de la Plaza de Gibraltar, sin otro daño de nuestra parte que el de recibir unas leves contusiones un Sargento de Infantería ligera de Cataluña y dos o tres Soldados de diversos Cuerpos. Nuestras baterías correspondieron con acierto dirigiendo sus tiros a los puntos ya indicados, tanto de la montaña como de la Ciudad; pero a pesar de ellos no dejan los enemigos de proseguir con el mayor empeño reparando sus puestos y colocando as piezas de artillería.

Del fondeadero se han visto salir para Levante diferentes embarcaciones y en su seguimiento han ido desde Algeciras varios xabeques de los que se hallaban allí destinados.

El día 9 a las once de la mañana ocurrió la casualidad de inflamarse una espoleta de las que estaban cargando para bombas en el laboratorio; y como por el pronto se retiraron los sujetos empleados en dichas operaciones temiendo un gran estrago, se comunicó el fuego a las mesas y vasijas en que había muchas materias combustibles: de suerte que se voló aquel tinglado y un pequeño repuesto de pólvora, ademas de ir reventando sucesivamente la porción de bombas y granadas reales que estaban ya cargadas.

Sin embargo de esta repentina desgracia (en la que solo hubo 3 muertos y 3 heridos, los 2 de poco cuidado) vueltos ya de su primero sorpresa los que se retiraron, siguieron a las tropas mas inmediatas de Reales Guadias Walonas, de Artillería y de Infantería ligera de Cataluña, las cuales con la mayor serenidad e intrepidez , a ejemplo de sus Oficiales y señaladamente del Teniente Coronel de día D. Antonio Florenza Capitán de dicho Regimiento de Infantería de Cataluña, se dedicaron a cortar el fuego retirando a hombros los barriles de pólvora y demás materiales que se hallaban entre las ruinas, inmediatos a otros efectos no consumidos del todo;  cuyo arriesgado servicio fue de grande utilidad y se quedaban ya dando disposiciones para habilitar el taller.




Gaceta de Madrid núm. 52, de 29-06-1781, páginas 532

Madrid  29 de Junio

Las cartas del Campo de San Roque, que llegan hasta 18 del corriente, no avisas novedad especial. La Plaza había seguido diariamente haciendo fuego con bastante moderación y solo habíamos tenido 5 soldados de diversos Cuerpos heridos, los tres de ellos levemente. Nuestras baterías dispararon con regularidad dirigiendo sus tiros a los puntos principales en que debían incomodar mas y según las apariencias fue con buen efecto. Se observaba que la guarnición y el vecindario llevaban el mayor empeño en formar nuevos espaldones y blindajes  en construir barracas y casitas de piedra y barro y finalmente en armar otras tiendas para resguardo de muchos efectos que estaban aun a la inclemencia.

En la noche del 11 se encaminaron las barcas cañoneras y bombarderas en los mismos términos que en las ocasiones anteriores a situarse con la debida inmediación a las murallas y fondeaderos enemigos, desde donde hicieron un fuego vigoroso y sostenido; pero fueron correspondidas vivísimamente por todas las baterías de aquel frente y aun por las fragatas de guerra que se hallan fondeadas, con metralla, bala rasa, bombas y granadas,  sin causarnos otro daño que herir gravemente a un marinero; y así se retiraron todas en el mejor orden al amanecer del día 12.



Gaceta de Madrid núm. 54, de 06-07-1781, páginas 553 a 555

Lisboa 26 de Junio

Por algunos bastimentos que han llegado de Gibraltar se sabe que prosigue con el mismo acierto el fuego de los Españoles  aumentándose diariamente la ruina de la Plaza y la consternación de sus habitantes.



Coruña 27 de Junio

El corsario Americano el Rambler de 20 cañones y 80 hombres de tripulación, su Capitán Benjamin Lovet, salió de Bilbao el día 10 de Mayo. El 22 encontró 8 velas y apresó 4 de ellas, de las cuales trajó dos a este puerto donde entró ayer 26. Estas conducen 30 prisioneros Ingleses y algunas familias Hebreas que se retiraban de Gibraltar para Inglaterra y componen 43 personas entre hombres  mujeres y niños. Estos pasajeros refieren unánimemente que la población de aquella Plaza quedaba arruinada y no habitaba ya en ella persona alguna: que la tropa y el vecindario se hallaban acampados en la Punta de Europa  que las lanchas cañoneras y bombarderas les incomodaban mucho allí y que desde que empezó el bombardeo murieron entre tropa y vecinos al pie de 800 personas



Coruña 06 de Julio


Avisan del Campo de san Roque con fecha 25 de Junio lo ocurrido allí durante la última semana y parece que las cosas habían seguido con la misma regularidad que en las anteriores. Nuestras baterías de la línea y señaladamente la avanzada de San Carlos, habían hecho un fuego moderado bien dirigido, así como contra la Ciudad y fondeaderos del enemigo como contra las defensas de la Montaña. El efecto según las señas correspondió muy bien, pues entre otras cosas se observó en la noche del 22 que se había incendiado en la batería de Ulises una porción de pólvora  de cartuchos, faginas y otros materiales: ademas del destrozo que se hace en sus espaldones y defensas como se puede inferir por el afán y movimiento que traen continuamente en repararlas.

El fuego de la Plaza ha sido en estos días algo mas vivo que en los precedentes causándonos la sola desgracia de un soldado de artillería muerto y dos heridos de diversos Cuerpos; pero el uno de ellos levemente. Por lo que mira el Campamento enemigo se advierte siempre el mayor cuidado en poner con el posible resguardo todos sus repuestos y aun se ha notado últimamente que habían vuelto a desembarcar muchas cosas de las que depositaron en sus embarcaciones.

Aunque en las noches del 22 y 23 debieron haber salido las lanchas cañoneras y bombarderas a obrar contra la Plaza y fondeaderos enemigos no lo permitieron los vientos que reinaban, pero lo ejecutaron en las del 24 mandadas por el Teniente de Navío D. Gerónimo Bueras y habiendo logrado situarse en distancia y paraje correspondientes, unas al Norte del Campamento y otras en frente del Hospital y sus baterías  empezaron el fuego a la una y media de la madrugada siguiente, y lo continuaron con suma viveza hasta rayar el día, a cuya hora se retiraron en el mejor orden, habiendo muchos antecedentes para creer haya producido muy buen efecto esta operación  pues entre los daños que se advierten, uno es haber dos aberturas o hundimientos en el Cuartel nuevo, que es el edificio de mayor resguardo con que puede encontrar la tropa Inglesa. Con este motivo hace el citado Comandante los mayores elogios de toda la Oficialidad, tropa y marinería que tripulaba y servia dichas embarcaciones. Los enemigos por su parte respondieron con un vivísimo fuego muy variado y la mayor parte a metralla; pero sin causarnos el mas leve daño.

    


Gaceta de Madrid núm. 56, de 13-07-1781, páginas 574 a 576

Madrid 13 de Julio


Las cartas del Campo de San Roque que llegan hasta el 5 del corriente informan de lo ocurrido allí y en la bahía desde el 26 del mes último  La Plaza enemiga había avivado considerablemente el fuego de sus baterías de morteros y cañones, no solo en los términos regulares,. sino esforzando notablemente sus piezas y aun disparándonos en diversas ocasiones balas rojas; pero sin causarnos mas daños en todos los citados días que el de herir gravemente al Cadete del Batallón de Voluntarios de Aragón Don Mariano Mariano Fernández y a un Soldado del mismo Cuerpo. Por nuestra parte se correspondió sucesivamente según convenía, dirigiendo nuestros tiros a los puntos ya indicados con todas las apariencias de haber logrado el mejor efecto: con especialidad en una ocasión en que entró precisamente una bala por una de las troneras de la batería de la Princesa Amalia al mismo tiempo que hacían fuego de ella; y en otra reventando una de nuestras bombas en la Playa del Muelle viejo en un paraje en que se veían reunidos mas de 20 hombres, cuyos dos accidentes deben haber causado bastante estrago. Trabajan los enemigos con la mayor constancia en formar nuevos espaldones y en reparar los daños que diariamente les hacemos.

En la noche del 27 de junio salió el Teniente de Navío D. Geronimo Bueras con las lanchas cañoneras y bombarderas formadas en 3 divisiones, 2 de las primeras al mando de los Tenientes de Fragata D. Fernando Bustillos y D. Joseph Mollinedo y la de las bombardas a la dirección del Teniente de Navío D. Francisco Medina. Después de situarse competentemente con mucha inmediacion a los baluartes de la Plaza enemiga, empezaron un vivo fuego y lo sostuvieron hasta las dos y media de la madrugada siguiente sufriendo el de todas las principales baterías de la Plaza que disparaba a metralla de todas clases; pero sin recibir el mas leve daño ni en los buques ni en las personas. Aunque al tiempo oportuno dispuso aquel Comandante la retirada de las cañoneras aparentando que lo hacia con todas las embarcaciones, se quedó sin embargo con las bombarderas para emprender por sorpresa un segundo ataque y lo ejecutó efectivamente tanto contra el campamento enemigo, como con dirección a las fragatas y embarcaciones que estaban mas atracadas. No dejó sin embargo la Plaza de responder de nuevo de allí a poco rato con fuego general de todas sus baterías y así al rayar el día se retiraron dichas bombarderas en el mejor orden sin recibir especial lesión  con cuyo motivo hace el mismo D. Geronimo Bueras los mas distinguidos elogios de toda la oficialidad y gente que ha servido bajo sus órdenes.

En la noche del 4 de este mes repitieron el ataque las referidas lanchas de ambas clases con el mismo acierto, habiendo sido sostenidas por los fuegos de algunas baterías de nuestro Campo, en que se observaron los mejores efectos; pues se incomodaba a los enemigos hasta en sus mismos cuarteles y se noto algún incendio hacia la parte de la montaña; pero ellos por su parte dispararon con gran viveza, no solo de sus murallas, sino también desde las embarcaciones de guerra y uno o dos bergantines cañoneros que han construido.



Gaceta de Madrid núm. 57, de 17-07-1781, páginas  581

Londres 26 de Junio

Una carta de Gibraltar del 28 de mayo hace la pintura mas triste de los estragos que causa continuamente en aquella Plaza el fuego de los bloqueadores  que por ser general por mar y tierra no les deja abrigo sino en lo mas alto de la montaña. La situación de la tropa es tan deplorable que apenas admite exageración. El corto numero de habitantes que no ha querido retirarse a Mahon o Inglaterra se acoge a las cuevas formadas en la roca; pero algunos arriesgando su vida pasan las noches en la Ciudad llamada negra (donde alcanza el fuego de las lanchas) para defender sus bienes contra los soldados que son tan perjudiciales para el vecindario como los enemigos. Refiere el autor de esta carta los daños que supone ha causado el fuego de la Plaza a los bloqueadores; y concluye asegurando que parece que han aumentado el valor y fuerzas de las tropas de la guarnición desde que los Españoles empezaron el bombardeo.






Gaceta de Madrid núm. 59, de 24-07-1781, página  595

Londres 03 de Julio



Las malditas barcas cañoneras y bombarderas (escriben de Gibraltar con fecha del 25 de mayo) nos molestan todas las noches. Ayer a las dos de la mañana se acercaron mucho a la Plaza, dispararon mas de 500 cañonazos y gran numero de bombas que cayeron en nuestro campamento, en el Hospital y en las barracas situadas al sur; alcanzando algunas hasta el molino de viento y a la cueva de San Jorge. Una de 13 pulgadas cayó en la Ciudad negra y mató 3 Judíos; otras muchas personas perdieron la vida en la misma noche. Los habitantes no tiene mas abrigo que las cuevas hechas en la peña viva; y aunque contraen en ellas reumas mortales y que no todas se encuentran fuera de tiro, sin embargo muchas están llenas de gente, especialmente la de Beek-Steack. A la mencionada de San Jorge alcanzan también los morteros del espaldón y los cañones de las barcas. Bien que el fuego del enemigo no es tan vivo como lo era a principios del corriente, juzgo no obstante que cada 24 horas nos envían de de 6  a 10 balas o bombas .... No dudo se admire V. cuando sepa que en el momento en que escribo esta, una bala disparada del Fuerte de Santa Barbara acaba de matar a un hombre  en las gradas del cuerpo de guardia de Southsport, lo cual dará una idea de la fuerza de la pólvora y de la elevación de sus cañones, que a lo menos  de de 45 grados. Las centinelas del Monte ( que tiene 1300 pies de altura perpendicular) se hallan tan expuestas como las de la bateria grande que sol tiene 50.






Madrid 24 de Julio



En nuestra Gazeta nº 56 se dio cuenta de lo ocurrido en el Campo y Bahía de Gibraltar hasta el 5 del corriente y ahora informamos de lo que contienen substancialmente las cartas posteriores.



Del fuego que la Plaza enemiga hizo el día 6 resultó herido de consecuencia en el pie izquierdo el Capitán del Batallón de Voluntarios de Aragón D. Joseph Rosconi hallándose de guardia en la batería avanzada de San Carlos; y el nuestro fue servido con las mismas direcciones y acierto que en otras ocasiones.



En los dias 7, 8 y 9 dispararon los enemigos con bastante viveza y tuvimos 5 soldados heridos de diversos Cuerpos, entre ellos uno de Reales Guardias Walonas y otro de Voluntarios de Aragón que lo fueron gravemente. Por nuestra parte se le correspondió con regularidad y con apariencias de muy buen efecto. En los sucesivos 10,11 y 12 no nos produjo el menor daño el fuego de la Plaza y en el nuestro se observó el mismo método que en los anteriores.



Así por la declaraciones de algunos desertores como por lo que observan nuestro vigías se reconoce que la guarnición de la Plaza está en continua ocupación  aumentando por todas partes espaldones y resguardos, ya sea para precaverse en lo posible del fuego que les hacemos por mar y tierra o acaso por evitar los excesos en que podrían caer aquellas mismas tropas si se las dejase en inacción.



Los vientos recios no habían permitido obrar con las barcas cañoneras y bombarderas en aquella semana; pero quedaban dispuestas a ejecutarlo luego en que el tiempo lo permitiese.



Gaceta de Madrid núm. 60, de 27-07-1781, página  608

Algeciras  12 de Julio


Ayer entró en este Puerto un paquebote Ingles apresado por el xabeque San Antonio, que con el nombrado el Murciano al mando del Capitán de fragata D. Miguel Tacón, cruzaba la boca del Este del  Estrecho. Perseguido este paquebot por su sospechoso rumbo e inmediación a Punta de Europa, lo abandonó su gente huyendo en lancha; y aunque el Comandante de dicho xabeque D. Lope Valcacel destacó seguidamente su bote armado hasta dentro del tiro de cañón de dicha Punta para cortar la lancha, logró esta tomar tierra. Por los pocos papeles encontrados en el buque se cree que procede de Mahón y su carga consiste en una corta porción de algarroba, carbón y maíz.



Gaceta de Madrid núm. 61, de 31-07-1781, páginas  615 a 616

Madrid  31 de Julio


Las noticias del Campo de San Roque, que alcanzan  hasta el 19 del presente, no contienen novedad especial. La Plaza había tirado muy  poco en aquellos días sin mas efecto que herirnos un Granadero de Reales Guardias Españolas y aun en algunos lo había suspendido enteramente; pero se observa que a todas horas empleaban mucha gente en reparar las baterías  con especialidad las de las montañas  y en formar nuevos y elevados espaldones para precaverse en lo posible del daño de nuestros fuegos. Por nuestra parte se había disparado también escasamente. El día 13 ocurrió la casualidad de reventar una bomba en el laboratorio  de mixtos al tiempo de barrenar la espoleta, a pesar de todas las precauciones que se usan en estos casos y de sus resultas quedaron heridos gravemente un cabo de Artillería, 3 soldados del Regimiento de Zamora y el obrero que se hallaba empleado. 

A las 11 y media de la noche del 18 se dirigió D. Gerónimo de Bueras con las barcas cañoneras y bombarderas a situarse en paraje y distancia correspondientes para ofender, como en las ocasiones anteriores, al campamento enemigo. Sin embargo de la mucha mar que había, logró distribuirlas del modo que se había propuesto y empezando su fuego lo continuó eficazmente por espacio de mas de dos horas, observando en sus tiros la mejor disposición  pues entre otros efectos se vieron incendiadas algunas tiendas. No dejó la Plaza de corresponder con bombas, granadas, metralla y morteradas de piedra; pero a pesar de su esfuerzo se retiraron dichas embarcaciones en buen orden sin recibir daño alguno la gente que las tripulaba.



Gaceta de Madrid núm. 62, de 03-08-1781, página  618

Londres  14 de Julio

Escriben de Porthsmouth haber llegado allí de Gibraltar la embarcación Hope con soldados enfermos y heridos. Otras 12 velas salieron del mismo Puerto con la mencionada Hope bajo la escolta de la fragata de guerra la Empresa, la que se separó de los transportes 3 días después de su salida  El 21 de Junio algunos corsarios Franceses dieron sobre ellos y apresaron 10 con los efectos y caudales de los Judíos mas ricos de aquella Plaza, que iban en dichos barcos con sus familias.




Gaceta de Madrid núm. 64, de 10-08-1781, páginas  642 a 643

Madrid 10 de Agosto


Las Cartas del Campo de San Roque que llegan hasta el 30 de Julio aseguran no haber ocurrido novedad especial en aquel Campo y Bahía desde el día 20. En consecuencia de haberse recibido allí poco antes la noticia de la toma de Panzacola dispuso aquel General se cantase en el expresado día 20 un solmene Te deum*  y que en todas las baterías de la línea y Cuerpos del ejercito hiciesen triple salva, a que siguieron respectivamente los demás Fuertes y los buques de guerra que se hallaban surtos en Algeciras; pero teniendo presente lo que la guarnición de la Plaza enemiga había ejecutado en otra ocasión semejante de pública celebridad o regocijo, se procuró imitarla disparando todos nuestros tiros con bala y con la mejor dirección a los puntos que parecieron mas principales, de cuyas resultas se vio a las tropas y trabajadores Ingleses abandonar precipitadamente sus faenas, que conducían en parihuelas diferentes muertos o heridos y que no estaban en estado de corresponder con fuego alguno.

En los días sucesivos disparó la Plaza muy pocos tiros y estos sin efecto; en cuya consecuencia los nuestros habían sido también escasos  según lo exigieron las circunstancias  Siguen los enemigos sus trabajos con el mayor empeño, habiendo colocado gran parte de su Campamento en mayor elevación de la que tenían y cercándolo por la parte del mar con hileras de pipas y otros resguardos. Así mismo se ha observado que hacían varias punterías y disparaban sus morteros a los parajes en que se han solido situar las barcas cañoneras y bombarderas: sin duda para tomar en caso necesario aquellas precauciones que mas conduzcan a la mejor dirección de sus tiros.

Habían entrado en Algeciras varias fragatas, xabeques y otras embarcaciones procedentes del Mediterráneo con gran surtido de pólvora, municiones y otros muchos efectos.


Te Deum (en latín: ‘A ti, Dios’, primeras palabras del cántico) es uno de los primeros himnos cristianos, tradicional de acción de gracias. Cuando no se cita como título de la obra sino como nombre común, se ha de emplear en minúscula y en una única palabra:tedeum.1
Suele ser entonado en momentos de celebración. El himno continúa siendo regularmente utilizado por la Iglesia católica romana, en el Oficio de las Lecturas encuadrado en la Liturgia de las Horas. También se suele entonar en las misas celebradas en ocasiones especiales como en las ceremonias de canonización, la ordenación de presbíteros, etc. Los cardenales lo entonan tras la elección de un papa.
Compuesto originalmente en latín, el nombre se debe a que así empieza su primer verso. Se suele denominar también como "Himno Ambrosiano", pues según una leyenda, lo compusieron en común San Ambrosio de Milán y San Agustín de Hipona: en el año 387, cuando San Agustín recibió el bautismo de manos de San Ambrosio: Ambrosio, movido por el Espíritu Santo, improvisó este himno y Agustín iba respondiendo a sus versos. Estudios recientes han verificado que el Te Deum en realidad fue escrito en el siglo IV porAniceto de Remesiana.2
Por tanto, su origen se remonta probablemente a la primera mitad del siglo IV. En su forma actual se encuentra por primera vez en el "Antiphonarium Benchorense" de Bangor (Irlanda del Norte), que se debe fechar alrededor del año 690. Desde el siglo IX se conocen también diversas traducciones.




Gaceta de Madrid núm. 67, de 21-08-1781, páginas  674 a 675

Madrid 21 de Agosto

Desde el 31 de Julio hasta el 9 del corriente ha observado la Plaza de Gibraltar poca regularidad en sus fuego, pues ha habido días en que apenas ha tirado y en otros lo ha hecho con bastante viveza; pero  en el punto de aumentar sus resguardos y parapetos aquella guarnición y en procurar reparar diariamente los daños que reciben sus baterías lleva el mayor empeño y constancia. Algunas veces han disparado los enemigos con varios morteros y cañones empotrados que tienen puesta su dirección a nuestro campamento y parques, de cuyas resultas hemos tenido un soldado de Reales Guardias Walonas gravemente herido y otro del Regimiento de Zamora muerto; pero así en estos casos como en todos los demás en que ha parecido oportuno se ha correspondido por nuestra parte con un fuego vivo y bien dirigido hasta callar el de las Plaza. Los efectos mas notables del nuestro han sido reventar algunas bombas sobre el muelle viejo causando estrago en los que servían  aquellas baterías y destruir así mismo parte de los nuevos espaldones que hacen en la montaña.

En la noche del 31 de Julio se proporcionó el tiempo para que pudiesen obrar las lanchas cañoneras y bombarderas y con efecto salieron a media noche en varias divisiones al cargo respectivamente del Teniente de Navío D. Francisco Medina y de los Tenientes de Fragata D. Benito Santacilia y D. Juan de Rivera, mandados todos por D. Gerónimo de Bueras para colocarse en parajes correspondientes desde donde lograsen ofender al campamento, a los fondeaderos y a las baterías principales. Empezaron su fuego a cosa de las dos de la mañana y lo continuaron hasta las tres y media con sumo empeño, resultando en el mismo campamento un incendio que duró tres cuartos de hora, ademas de otras señales por donde se venía en conocimiento de que se aprovechaban bien nuestros tiros. La Plaza corresponder con indecible tesón usando de todo genero de fuegos; y aun tenían proporcionada la duración de las espoleta  para que las bombas y Granadas Reales reventasen sobre las lanchas Españolas, a las que también disparaban desde el fondeadero otros buques armados y dos lanchones en que han colocado los enemigos algunas piezas de artillería. Sin embargo de todo esto se retiraron en buen orden sin la menor lesión en la gente que servia y con solo algunas ligeras averías en las embarcaciones.



Gaceta de Madrid núm. 70, de 31-08-1781, páginas  703 a 707

Londres  12 de Agosto

El día 4 llegó de la Secretaria de Estado un Oficial con Pliegos de Gibraltar de donde salió 3 semanas há, desembarcó en la Costa de Portugal, pasó Lisboa y vino a Inglaterra en la fragata Minerva. El contenido de dichos Pliegos se reduce, según dicen, a que desde la salida de Darbi no han cesado los enemigos de hacer un fuego terrible contra la Plaza así de sus batería de cañones y morteros  como de las lanchas cañoneras y bombarderas, consiguiendo arrasar enteramente la Ciudad y destruir algunas obras de las fortificaciones.  El numero de muertos y heridos ascendía ya a 700 hombres y el resto de la guarnición estaba tan molestada que si no se la socorre prontamente  se puede recelar alguna fatalidad.



Madrid  31 de Agosto

Según las cartas del Campo de San Roque que comprenden hasta el 20 de este mes, ha seguido la Plaza enemiga la misma irregularidad en sus fuegos que se había observado en las semanas anteriores, escusándolo enteramente algunos días y haciéndolo en otros con mas o menos viveza, sin que pueda decirse de positivo su verdadera causa. Sin embargo en el día 16 dispararon bastante con dirección a nuestro Campo y Parques especialmente con sus cañones empotrados por el mayor alcance que con ellos logran, cuya disposición se ha observado que ejecutan siempre que nuestras barcas cañoneras se dirigen a obrar contra la Plaza y sus fondeaderos; y aunque en esta ocasión alcanzaron algunas balas y granadas reales el interior de dicho Campo, no causaron la menor desgracia en la tropa, ni avería alguna que no haya podido repararse inmediatamente. 

Nuestro fuego ha sido moderado, pero sin dejar de atender al objeto de incomodar oportunamente a los enemigos así de día como de noche en sus trabajos respectivos.

En la noche del 15 salieron de su fondeadero las lanchas cañoneras y bombarderas en formación de 3 columnas para situarse a distancia proporcionada de obrar contra la Plaza enemiga con el buen suceso que en las ocasiones anteriores. Empezaron su fuego a las 11 y 20 minutos y aunque al principio fueron correspondidas con lentitud , a poco rato empezaron a jugar todas las baterías de la Plaza disparando a metralla  con el acostumbrado empeño de hacer reventar las bombas y granadas en el aire sobre las mismas lanchas y ademas auxiliaron por su parte desde el fondeadero las dos embarcaciones cañoneras que tienen también los enemigos, avanzándose una de ellas a remolque hacia Punta de Europa para lograr mejor efecto; pero la viveza del fuego de nuestras lanchas hizo en breve retirar aquellas embarcaciones y debió ofender notablemente a los enemigos en sus muelles y en el mismo Campamento mediante haberse visto reventar muchas de nuestras bombas sobre él, igualmente que en las cercanías del Cuartel y baterías del Mirador.También se notó levantarse un gran globo de fuego que sería efecto de haberse inflamado algún considerable repuesto de pólvora que tendrían para el servicio de aquellos puestos.

No obstante haber sido tan violento y continuado el fuego de los enemigos no causó la mas leve desgracia en la gente que tripulaba y servía las citadas lanchas; pero hubo la casualidad de reventarse un cañón de una  de las cañoneras de cuyo accidente quedaron 7 hombres heridos  los 3 de ellos de poca consecuencia y el buque bastante maltratado. Retirándose todas finalmente en la misma formación y buen orden luego que el viento empezó a refrescar.





Gaceta de Madrid núm. 73, de 11-09-1781, página  739


Madrid  11 de Septiembre

Según los últimos avisos recibidos del Campo de San Roque había sido durante aquella semana el fuego de la Plaza enemiga muy moderado y sin efecto, en cuya consecuencia se correspondió por nuestra parte en iguales términos  Trabajan siempre con grande empeño en aumentar parapetos y y defensas colocando detrás de ellas algunas baterías  de cuyos alcances y direcciones suelen hacer pruebas con el objeto, según se puede inferir, de ofender mas y mas a nuestras lanchas en caso de que se acerquen. Justamente se dirigieron estas la noche  del 27 a tomar la posición mas ventajosa para incomodar al Campamento de la Plaza enemiga, mandadas como en las ocasiones anteriores por D. Gerónimo de Bueras y empezaron su vivo fuego habiéndose observado un incendio bastante considerable en el citado campamento que fue tomando mas cuerpo por largo rato; pero esta circunstancia que por un lado era útil para la mejor dirección de nuestros fuegos  trajo el inconveniente de hacer muy visible la colocación y distancia respectiva de las lanchas cañoneras y bombarderas mediante la gran llama que se levantó y alumbró todo aquel recinto: de cuyas resultas hicieron jugar los enemigos sobre ellas todas sus baterías a bala rasa y metralla con la acostumbrada precaución de que las granadas reventasen casi sobre las cabezas de sus tripulantes, y así tuvimos 2 artilleros heridos, uno de ellos de bastante cuidado; pero pesar de todo sostuvieron el empeño hasta que el viento y la mar las precisaron a retirarse, lo que ejecutaron en el mejor orden y formación.





Gaceta de Madrid núm. 74, de 14-09-1781, páginas  743 a 744


Londres  24 de Agosto


Las ultimas cartas de Gibraltar añaden fatales circunstancias a las que se sabían sobre el estado lastimoso de aquella Plaza. Uno de los mayores daños que ha hecho el continuo bombardeo de los bloqueadores ha sido arruinar las bodegas de las cuales es imposible separar a los soldados que casi siempre están borrachos; bien que esto es útil en parte, pues solo entonces no se les oyen las quejas en que prorrumpen tan frecuentemente que empieza ya a dar cuidado. Sin duda para precaver las naturales consecuencias de las molestias y desazones de la Tropa, piensa la Corte mudar la guarnición enviando los Hannoverianos a América  reemplazándolos con un cuerpo de Heseses que para este fin se formara en breve, tratándose ya de los términos de ajuste.



Gaceta de Madrid núm. 77, de 25-09-1781, páginas  775 a 776


Madrid  25 de Septiembre

Las cartas del Campo de San Roque de 13 del corriente no contienen novedad especial en punto a las operaciones del bloqueo. La Plaza enemiga había disparado muy poco  en aquellos días y noches y solo en la del 7 hizo bastante fuego echando antes varias carcasas para iluminar el terreno en la inmediación de nuestras avanzadas, con el recelo sin duda de que por nuestra parte se estuviese emprendiendo algunos nuevos trabajos; en cuya ocasión nos hirieron a tres Soldados de Reales Guardias Españolas y Walonas, habiéndoseles correspondido con bastante viveza y con dirección a los parajes en que se sabe que puede hacer mas efecto nuestra artillería.

El dia 12 se celebró en aquel Cuartel General y por todas las tropas del Campo igualmente que por las baterías y buques del Rey en la Extensión de la bahía el suceso de la toma de Menorca, cantándose el Te Deum con la debida solemnidad y haciendo triple salva de fusilería y artillería en la forma regular; con la circunstancia de dispararse con bala en los puestos que podría alcanzar y ofender al enemigo, como él lo ha ejecutado en ocasión semejante.

Se observa siempre en la Plaza mucha actividad en reparar todas sus defensas; y de nuestro lado se procura incomodar a  aquella guarnición según lo exija las circunstancias.

* Reconquista de Menorca 1781-1782 publicado en la página Armada española





Gaceta de Madrid núm. 80, de 05-10-1781, páginas  799 a 800


Madrid  5 de Octubre

Por las ultimas cartas del Campo de Gibraltar que son de 24 de Septiembre sabemos la suma viveza con que se ha hecho fuego especialmente desde el 16 en adelante, tanto por nuestra parte como por la de los enemigos. En la noche del citado día 16 se empezó a trabajar en un camino de comunicación para unas baterías que se deben construir en paraje proporcionado a ofender mas inmediatamente a los Ingleses en su Campamento y fondeaderos. En las dos o tres primeras noches se ejecutaron aquellas obras con bastante sosiego y sin que ocurriese novedad especial, pues solo del accidental fuego de la Plaza resultó gravemente herido y murió de allí a poco un Sargento de Reales Guardias Walonas; pero hechos ya cargo los enemigos de los trabajos que se adelantaban y del objeto que llevaban o porque lo hubiesen podido observar desde la Plaza o porque se les haya proporcionado saberlo con alguna individualidad, no cesaron en las noches sucesivas de hacer un fuego terrible y sostenido con la precisa dirección al paraje que va indicado; de cuyas resultas tuvimos en todo aquel intermedio un Sargento de Artillería muerto y de 18 a 20 soldados heridos, los mas de ellos de poca consecuencia.

A este fuego obstinado que no bastó para suspender de manera alguna los trabajos de nuevas comunicaciones, correspondieron nuestras baterías con el debido empeño y con buen acierto  habiéndose podido observar que en dos o tres ocasiones lograron incendiar  algunas fajinas  pipas o otros efectos de los emplazamientos enemigos, cuyo daño había durado por largo rato y se había visto ademas bastante destrozo hechos en otros parapetos con que se resguardan.

El destacamento de lanchas cañoneras y bombarderas mandado como en otras ocasiones por el Teniente de navío D. Gerónimo de Bueras salió en la noche del 17 de septiembre  a situarse con la inmediación correspondiente a los fondeaderos y campamentos enemigos, distribuyéndose aquellas embarcaciones del modo mas adecuado al objeto que se proponía. Empezaron todo su fuego a poco mas de las doce y lo continuaron hasta después de las 3 de la madrugada con apariencias de muy buen efecto; pues se notó haberse prendido fuego a algunas casas en las cercanías del campamento. Correspondieron los enemigos con la viveza que siempre, variando su fuego con metralla, bala rasa, bombas y granadas; pero no produjo el menor efecto contra nuestras tripulaciones y así lograron retirarse todas las lanchas en el mejor orden.


En la noche del 23 emprendieron las citadas  embarcaciones o ataque con igual esfuerzo y buen efecto, sin que se hubiese observado otra cosa digna de expresarse sino que los enemigos no respondieron en esta ocasión con la misma viveza que en las anteriores.


Gaceta de Madrid núm. 82, de 12-10-1781, páginas  812


Londres 22 de Septiembre


Por dos cartas de Gibraltar que ha publicado la Corte una General Elliot fecha a 8 de agosto y otra escrita el 7 por Mr. Curtis Capitán del Navío Brillante, ha reconocido el público el gran peligro que hay en el día para fondear en aquel puerto; pues la chalupa de guerra Elena, Capitán Roberts, que entró allí el 7 aguantó un fuego vivísimo de las barcas cañoneras, xabeques y otros buques enemigos los cuales apenas la avistaron salieron de Algeciras; y aunque usó de sus remos para librarse de los Españoles  no lo hubiera logrado a no haberle socorrido las barcas de la Plaza, las lanchas de los buques Ingleses y un vientecito favorable que la salvó de aquel apuro, facilitando la remolcasen hasta el fondeadero donde llegó con todo su velamen y arboladura destrozados y el casco acribillado; pero con solo un hombre muerto. ¿No es de recelar en vista de esto que los cuters que están cargando  que están cargando a todo coste en el Támesis para llevar a Gibraltar víveres y municiones caigan en manos de los Españoles, especialmente si su Escuadra ha llegado a Cádiz? Como estén vigilantes, cosa que no debemos dudar en vista de las experiencias hechas, los tomaran todos a menos que alguna niebla espesa o algún recio Poniente lo impida.



Gaceta de Madrid núm. 84, de 19-10-1781, página  812


Madrid 19 de Octubre


Por los correos regulares de entre semana hemos recibido cartas del Campo de San Roque Que comprenden hasta el 8 del corriente. En la madrugada del 25 de Septiembre hubo la casualidad de pegarse fuego a uno de los merlones* del Fuerte de Santa Barbara por el rebufo del cañón mas próximo que disparaba y comunicándose  a los otros merlones inmediatos se quemaron seis antes de poder lograr cortarlo, de cuyas resultas recibieron unas contusiones el Teniente de la Compañía de Gastadores D. Gerónimo Alberni, un Soldado de Guardias Walonas y otro de Zamora.

Este accidente llamó, como era regular, la atención de los enemigos por aquel lado, y así avivaron sus fuegos con dirección a él, pero no impidieron de modo alguno que se empezase desde el momento a reparar el daño recibido después de cortar el fuego. Al mismo tiempo continuó la Plaza tirando como en las ocasiones anteriores hacia los ramales de comunicación para las nuevas baterías que se construyen por nuestra parte y como este empeño de los Ingleses en aquella noche y en las sucesivas no ha bastado a interrumpir nuestro trabajos tanto en las citadas comunicaciones y nuevas baterías que se hallaban ya muy adelantadas, como en la rehabilitación de lo destruido por aquel incendio en cuyas obras se emplean las tropas con la mayor bizarría y serenidad: también ha sido causa de que se experimenten algunas desgracias. Así pues hemos tenido en todo este intervalo 7 ú 8 soldados de distintos Regimientos muertos, 5 heridos de cuidado ademas del Capitán del Regimiento de Extremadura D. Ramón de Zaldua y con heridas leves o ligeras contusiones un Sargento y de 20  a 22 hombres entre Granaderos y Fusileros, bien que varios de estos ni aun tuvieron que ir al Hospital.

Nuestras baterías han correspondido al fuego enemigo con la mayor viveza en todas las citadas noches y según las apariencias con bastante acierto; pues se observan muchas señales de destrozo en la de los enemigos tanto de la parte de la montaña como en otras del recinto de la muralla y así puede creerse con fundamento habrán tenido pérdida considerable en la gente que las servía.

En la noche del 5 del presente pasó D. Gerónimo de Bueras con 12 lanchas cañoneras y bombarderas formadas en tres columnas a situarse en la inmediación de los fondeaderos enemigos y luego que llegó al paraje competente las colocó en una línea de frente, empezando esta disposición a fuego a las 8 menos cuarto. Pudo continuarlo hasta las 10 y media a cuya hora concluidas sus municiones hizo señal de retirada y se ejecutó ésta con el mejor orden sin haber recibido la menor lesión en sus embarcaciones ni en la gente que las tripulaba, Sus bombas fueron dirigidas con mucho acierto por toda la extensión del monte viéndose reventar unas hacia el Pastel y las bacterias de Punta de Tierra y otras a la parte del este sobre el Campamento y otros puntos muy principales; cuyas circunstancias dan pie para persuadirse que el daño haya sido de consecuencia. La Plaza no dejó de corresponder con su fuego variado, especialmente de metralla, pero no tan general y sostenido como en otras ocasiones.

*Una almena1 o merlón2 es un elemento arquitectónico típico de la arquitectura militar medieval.

Se trata de cada uno de los salientes verticales y rectangulares dispuestos a intervalos regulares que coronan los muros perimetrales de castillos, torres defensivas, etc. Los espacios abiertos que se encuentran entre las almenas se denominan usualmente cañoneras, ya que por ellos asomaban las bocas de los cañones.

La función principal de las almenas era la de defensa pasiva protegiendo así a los habitantes de la plaza de los asediantes o para contraatacar garantizándose cierta protección. También podían funcionar como defensa activa pudiendo ser retirados lanzándolos sobre los atacantes que intentaban escalar los muros o que se agrupaban delante de la puerta. (Fuente wikipedia)





Gaceta de Madrid núm. 92, de 16-11-1781, páginas  903 a 904


Algeciras 5 de Noviembre


Ayer al ponerse el sol salieron de este fondeadero 10 lanchas cañoneras y 7  bombarderas entres divisiones y colocadas a distancia proporcionada de la Plaza se formaron en linea de frente y rompieron fuego de mortero a las 6 y media de la noche  el cual sostenido por el de las cañoneras continuó con bastante viveza hasta las 8 y cuarto en que se hizo señal de retirada por haber concluido sus maniobras las bombarderas. Sus tiros se dirigieron con buen acierto, viéndose reventar las bombas en el espacio que hay desde el Arenal Colorado hasta Punta Europa, como así mismo en el Campamento y baterías de aquel paraje.  Los enemigos correspondieron con gran empeño a nuestro fuego así de sus barcas cañoneras como como de sus bombas dirigidas a reventar nuestras embarcaciones  en las cuales se experimentó la desgracia de haber 4 muertos y 6 heridos los dos levemente.



Gaceta de Madrid núm. 95, de 27-11-1781, página  929


Madrid 27 de Noviembre


El 13 del corriente a las 6 y media de la mañana fondeó en el surgidero de Gibraltar una balandra de guerra Inglesa de 16 cañones que vino de Poniente según las señales de las vigías y algunos cañonazos de nuestro buques de Punta Carnero, habiendo también disparado los enemigos desde Punta de Europa, tal vez para defenderla del xabequito África que la seguía.

Cerca de las 6  de la tarde del mismo día desembocó por Punta Carnero otra balandra a la que salieron al encuentro el xabeque África y algunas lanchas cañoneras y no a muy larga distancia empezaron abatirla hasta una hora después de anochecido que se rindió el buque a dos barcas cañoneras que le condujeren a Algeciras y se halló que era la balandra Inglesa nombrada la Resolución, de 20 cañones los 18 montados, procedente de Lisboa y cargada en Londres de cuenta de S.M. Británico con 30 bombas, carbón barras de hierro, cables y otros generos para Gibraltar. Su tripulación consistía en 60 hombres de los cuales tuvo 2 muertos y tres heridos en el combate; y traía a su bordo un Subteniente de Artillería.El Xabeque Pilar queda por el Este con otro buque que se discurre apresado. En lo demás no ha ocurrido cosa esencial desde las últimas noticias.



Gaceta de Madrid núm. 97, de 04-12-1781, páginas  963 a964


Campo de San Roque 26 de Noviembre



Desde el día 23 hasta el 26 de este mes no hemos tenido aquí otra novedad de importancia que la de haberse continuado y concluido los trabajos de la Batería de San Martín a pesar del gran fuego de los enemigos que ha sido muy superior al de otras veces sin causarnos mas desgracia que la de un Soldado muerto y otro herido de reales Guardias Españolas.

Incomodando sin duda los nuevos y trabajos al enemigo, hizo este una salida a las 2 de la mañana de ayer 27; y aunque fue sentido por los centinelas y tropa avanzada de Voluntarios de Aragon y esta les hizo fuego con la mayor viveza, obligada de la superioridad del numero, se fue retirando en buen orden hasta la batería de San Carlos donde se hizo firme. Incorporados allí los Voluntarios con los Granaderos de Reales Guardias Walonas y con las tropas de Artillería y sus sirvientes, que también tomaron las armas, hicieron una bizarra defensa quedando de resultas muertos el Teniente de Voluntarios D. Francisco Grañena y un Granadero de Guardias Walonas  y herido el primer Teniente de éstas D. Joseph Barboa, un Cabo y dos Soldados; el Capitán de Viluntarios Don Miguel Badenas, un Soldado y 2 Gastadores; de modo que en todo son 2 muertos y 8 heridosechándose menos 13 personas, en que se comprenden un Alférez de las mismas Guardias y un Subteniente de Artilleria que se creen prisioneros. Los enemigos dejaron un muerto de la parte de adentro de la Batería; y fuera debieron tener muchos, especialmente heridos, porque fue donde mas sufrieron con el fuego de nuestra fusilería y artillería a metralla y bala rasa al tiempo de retirarse con precipitación.

Aunque en el poco tiempo que se detuvieron lograron incendiar el revestimiento interior de algunas obras avanzadas hasta el cuarto ramal de comunicación y clavar algunos cañones, quedaron estos en disposición de habilitarse fácilmente y los espaldones y tierras en su misma figura para poderse revestir sin mucho riesgo. El General acudió a caballo y todos los demás a quienes correspondía  empleándose la tropa en apagar el incendio, como se consiguió no obstante el gran viento que corría, bajo la dirección del Capitán de Guardias Walonas D. Juan Bassecourt y el Ingeniero ordinario D. Matias Octavio. Merecen así Oficiales como Soldados los mayores elogios; y sin embargo de que el Cuerpo de tropas enemigas era de 1400 hombres, según la declaración de un desertor de ellas que se nos pasó, hubieran quedado mucho mas escarmentados si hubiesen podido cortarlos, como se deseaba, nuestras grandes Guardias de Caballería.






Gaceta de Madrid núm. 101, de 18-12-1781, página  996 a 1004


Londres 27 de Noviembre


Se había asegurado que no pensaba el Ministerio en socorrer por este año a Gibraltar, pero en el día se mira como positivo que en breve saldrá una escuadra para facilitar el socorro de aquella Plaza y de la Isla de Menorca. El mando de esta expedición se ha conferido a Mr Rodney y sus fuerzas se compondrán de dos navíos de 100 cañones, otros dos de 98, tres de 90, dos de 80, ocho de 74 y cinco de 64. Deben bloquear a la escuadra Española en Cádiz para asegurar el paso a los navíos de 50 cañones y a ls fragatas que conduzcan a dichas Plazas víveres y tropas de refrescos. 


Cádiz 7 de Diciembre

Acaba de entrar en este Puerto la fragata Santa Barbara de la real Armada, al mando de D. Ignacio de Alaba  y trae apresada a una Inglesa forrada de cobre llamada Arlequina, de porte de 20 cañones los 14 de a 6 montados y 33 hombres de tripulación. Salió de Liverpool 6 semanas há; conducía toda especie de víveres y vestuario para la guarbicion de Gibraltar y fuie descubierta y apresada en este mismo dia 6 leguas al N.O. del Cabo Espartel.



Madrid 18 de Diciembre

Lo ocurrido en el Campo de Gibraltar desde las últimas noticias que se publicaron hasta el 6 del corriente se reduce únicamente a haber continuado los enemigos su fuego con mas  o menos lentitud sin causarnos mas desgracia que herirnos el día 2 un Soldado de Reales Guardias Españolas y el 6 un Sirviente del Parque de Trinchera, 2 caballos de la avanzada principal y matar una acémila. Por nuestra parte se les ha correspondido con la mejor dirección a los puntos acostumbrados. Prosiguen nuestros trabajos particularmente en el tercer ramal de la comunicación exterior donde se ha abierto un pozo forrándolo de salchichones al abrigo de un espaldón y en rehacer los espaldones de resguardo del mismo ramal: y también se trabaja en la cola del cuarto. En la Plaza siguen reparan sus baterías de daño que diariamente les ocasiona el fuego de las nuestras. El 4 dispararon algunos bergantines cañoneros del enemigo al xabeque San Antonio que al rebasar Punta de Europa se acercó a ella; pero no le resultó avería ni desgracia alguna. El 2 pasaron a Poniente 46 embarcaciones Españolas y neutrales  inclusas 20 Francesas bajo la escolta de 2 fragatas de guerra; y al día siguiente desembocaron el estrecho otras 22 velas mercantes de la propia nación escoltadas por 3 fragatas y un bergantin también de guerra.




Gaceta de Madrid núm. 102, de 21-12-1781, página  1010


Algeciras 7 de Diciembre

Acaba de fondear en este puerto la balandra Inglesa el Peggi de porte de 14 cañones y 36 hombres de tripulación, mandada por el Teniente de Navio de la Marina Real Británica D. Henrique Vander, que se dirigía á Gibraltar con víveres , clavazón y carbón de piedra. Venia yá cazada desde el apostadero de Tánger, y atacándola al paso por Punta Carnero las 4 lanchas cañoneras al mando del Alférez de Navio D. Estevan Joel y Barceló, sostuvo una hora el fuego hasta que logrando el Comandante del xabeque S. Antonio D. Joseph Justo Salcedo cortarla el paso, se vio precisada á rendirse estando yá á tiro largo de los fuegos de Punta de Europa , con pérdida de un hombre muerto y tres heridos, entre estos levemente el Capitán.



Gaceta de Madrid núm. 104, de 28-12-1781, página  1026


Algeciras 17 de Diciembre


Dos barcos del Bou apostados en Tánger por disposición del Comandante de este bloqueo apresaron en el Estrecho y condujeron á este puerto el dia 11 una balandra Inglesa mercante nombrada Escupe-fuego, con 6 hombres inclusos su Capitán Tomas Macarty y un pasagero. Venia de Cork á Gibraltar cargada de batatas de Irlanda.

 

Gaceta de Madrid núm. 1, de 01-01-1782, páginas 7 a 8


Madrid 1º  de Enero de 1782

Según las cartas del Campo de San Roque que comprenden hasta el 20 de Diciembre no pudieron ejecutarse nuestros trabajos en la noche del 10 por la copiosa lluvia y fuertes vientos que se experimentaron; pero desde entonces han proseguido con actividad a pesar del fuego de la Plaza que en algunas ocasiones ha sido vivísimo: y sin embargo de ello no ha habido en los 10 últimos días mas de 14 heridos siendo solo 3 los de algún cuidado, lo cual se atribuye a que dirigen especialmente los enemigos sus tiros contra nuestras obras avanzadas, juzgando que se hacen allí los trabajos. El objeto de estas ha sido el Cuerpo de guardia avanzado al centro de la línea y el cuarto ramal de comunicación exterior hasta la surtida que sigue por su izquierda, revistiéndolo desde el boquete hasta su cabeza: abrir varias zanjas en el quinto ramal y el foso del Cuerpo de Guardia de la derecha terraplenándolo y cubriendo con arena el frente que da a la Plaza. También se ha trabajado en el primer ramal nuevo de comunicación a las baterías de San Martín y San Pascual, como asimismo en la comunicación exterior y en reparar sus primeros ramales. Finalmente se ha prolongado 6 toesas la cola del cuarto revistiéndola con salchichones por dentro y fuera. En la tarde del 11 fondeó en Algeciras la balandra Inglesa la Spitíire que venia de Corke a Gibraltar con víveres y fue apresada junto a Cala Grande por dos faluchos del apostadero de Tánger. Del mismo surgidero de Algeciras salió el 16 la corbeta Francesa la Sartine y se incorporó con dos fragatas de su nación que desembocaron el Estrecho. En el propio día y en el anterior condujeron los Ingleses al muelle nuevo las dos fragatas que tenían fondeadas hacia la ensenada de los Remedios. En la Plaza no cesan de reparar sus baterías del daño que les causa el fuego de las nuestras, y con particularidad se nota que el 17 emplearon todo el día en estos trabajos. Los parajes donde se ocupan en hacer ó reparar obras, como asimismo los emplazamientos de sus baterías del monte y muelle viejo son en general el objeto de nuestra puntería.



Gaceta de Madrid núm. 3, de 08-01-1782, páginas 26 a 28


Madrid  8 de Enero de 1782

Satisfecho el Rey del valor y constancia con que el Cuerpo de tropas del bloqueo de la Plaza de Gibraltar ha sufrido los riesgos y continuo trabajo que ocurre en aquel destino, se ha servido hacer por ahora en el mismo Cuerpo las gracias siguientes:

Grados de Brigadier.

A D. Manuel de Arista y Morón, Capitán de Reales Guardias Españolas: al Barón de Staimbourg, ídem de Walonas : a D. Juan Pinto de Segovia, Coronel del Real Cuerpo de Artillería  y a D. Segismundo Font, Ingeniero en Jefe.

Grados de Coronel.

A D. Teodoro Dumont, primer Ayudante mayor de Reales Guardias Walonas: á D. Joseph Barbosa, primer Teniente del mismo Cuerpo: al Teniente Coronel Barón de Eróles, Sargento mayor del batallón de Voluntarios de Aragón: a D. Joseph Cadalso, Comandante de Esquadron del Regimiento de Caballería de Borbón: y a D. García García Hidalgo, Sargento mayor, graduado de Teniente Coronel, del Provincial de Cuenca.

Grados de Teniente Coronel.

A D. Pedro de Llamas, segundo Ayudante mayor de Reales Guardias Españolas: al Barón de Helmstot, Alférez de Granaderos de Reales Guardias Walonas, con el sueldo de Teniente Coronel vivo: a D. Joseph Crell, Capitán del Real Cuerpo de Artillería: a D. Pedro Masdeu, idem: a D. Joseph Federico, idem: a D. Valentín Grimarest, Ingeniero Ordinario: a D. Vicente de Rueda, idem: a D. Gerónimo Peinado, Capitán del Regimiento de Infantería de Guadalajara: a D. Pasqual Sahun, del de América: a D. Baltasar de Frias, del de Voluntarios de Aragón: a Don Joseph Rusconi, idem: a D. Miguel Badenas, idem.

Agregación de Captan con sueldo de vivo al Regimiento de Dragones de Pavia.

A D. Francisco Salinas de Moñino, Teniente del Real Cuerpo de Artillería.

Grados de Capitán.

A D. Felipe Navacerrada, Teniente del Real Cuerpo de Artillería: a D. Joseph Vivanco, idem: a D. Miguel de Cevallos, idem: a D. Pedro de Hoces, idem: a D. Diego Moncada, idem: a D. Luis de Alaba, idem: a D. Santos Antia, idem: a D. Juan de Córdova, Ingeniero extraordinario: a D. Francisco Echeverri, dem: a D. Matias Octavio, idem: a D. Gerónimo Alberni, Teniente del Regimiento de Infantería de Córdova: a D. Joseph Español, Teniente del Batallón de Voluntarios de Aragon: a D. Lorenzo O-Kelly, idem.

Grados de Teniente.

A D. Bernardo de Luque, Subteniente del Real Cuerpo de Artillería: a D. Joseph Curado, idem: a D. Bernabé Garcia, idem de Voluntarios de Aragon: a D. Joaquín Cavero, idem.

Encomiendas.

Al Mariscal de Campo D. Rudesindo Tilly, Comandante de la Artillería, la Encomienda de Villamayor en la Orden de Santiago: al Brigadier Marques de Branciforte, Alférez de la Compañía Italiana de Reales Guardias de Corps, la de Torres y Canena en la de Calatrava: a D. Ramón del Rio, Capitán de Reales Guardias Españolas, la de Montiel y la Osa en la de Santiago, con la pensión de 40 rs. a favor de D. Antonio Llano, Capitán del 2º. Regimiento de Cataluña: a D. Juan Bassccourt, Capitan de Reales Guardias Walonas, la de Torres y Cañamares en la misma Orden de Santiago, pensionada en 30 rs. a favor de D. Joseph Carbonell, Ayudante del primer Regimiento de Cataluña.

Pequeñas Cruces en la Real distinguida Orden Española de Carlos III

A D. Joseph Barbosa, primer Teniente de Reales Guardias Walonas: a D. Francisco Antonio Domezain, Intendente del Ejercito y Reinos de Andalucía.

Otras gracias.

A D. Gerónimo Ortiza, Comisario Ordenador y Ministro principal de Hacienda en el Campo de Gibraltar, el sobresueldo de cien escudos de vellón al mes con el goce desde 1° de Julio de 1779:a D. Tiburcio de Vargas, Auditor General de aquel Cuerpo de tropas, los honores da Alcalde de Casa y Corte con la mitad del sueldo correspondiente a esta clase: a 50 soldados que han quedado inútiles de resultas de las heridas recibidas, retiro de Sargento con 45 rs. mensuales: y a otros individuos de Sargento abajo que se han distinguido, premios de ventaja mensuales de uno y dos escudos. A las viudas de dos Sargentos de Artillería que fallecieron igualmente de resulta de heridas 3 rs. diarios a cada una: y real y medio a la de un soldado de Guardias Walonas.



Gaceta de Madrid núm. 8, de 25-01-1782, página 75


Londres 4  de Enero de 1782

El Ministerio ha tenido cartas del General Elliot Gobernador de Gibraltar, una de ellas escrita el 28 de  Noviembre, recibida el 27 de Diciembre, y cuyo extracto se publicó el 29. Resulta de su contenido que proponiéndose destruir las obras avanzadas de los Españoles, que sin duda alguna le causaban mucho daño y temía le maltratasen cada día mas, dispuso hacer una salida el 27 de Noviembre, la qual se verificó á las 5 de la mañana con un cuerpo de Infantería , Zapadores, Artilleros y gente de mar, cuyo número calla cuidadosamente. Salió de la Plaza formado en 3 columnas, mandando la del centro Mr.de Dachenhausen Teniente Coronel del Regimiento de Reden, la derecha Mr. Hugo Teniente Coronel del de Hardemburgo, la izquierda Mr. Trig Teniente Coronel del Regimiento núm. 12el cuerpo de reserva el Mayor Maxwell: y los marineros en dos divisiones a las órdenes de los Tenientes de Marina Campbell y Múckle. Elogia mucho el General Elliot los esfuerzos de su tropa para pegar fuego a las faginas de dichas obras avanzadas, y para clavar algunos cañones y morteros del enemigo; pero no consiguió esto con los que podían hacerle mas daño antes de restituirse a la Plaza, pues confiesa que tuvo 4 hombres muertos y 25 heridos entre ellos un Oficial. No puede asegurar los que hubo por parte del enemigo así por la oscuridad como por otras circunstancias, según dice, siendo quizá la mas poderosa la precipitación con qué se retiraron los Ingleses que hicieron prisioneros a un Alférez de Granaderos y 7 soldados de Guardias Walonas, y a un Oficial y 3 soldados de Artillería.


Madrid  25 de Enero de 1782


Desde el día 4 hasta el 14 del corriente han proseguido con la acostumbrada actividad los trabajos del Campo de Gibraltar así en el revestimiento de los fosos y refuerzo de arenas, como en los varios ramales de comunicación. En la Plaza de armas de la izquierda de la batería de San Carlos se terraplenó toda su banqueta: se concluyó el revestimiento de su flanco reforzando este y parte de su frente con arena, y se ha guarnecido con salchichones el ramal nuevo que sale desde la cabeza del 5º hasta la antigua Plaza de armas: se han construido los merlones del costado izquierdo de la batería de obuses, y finalizado los blindajes de los repuestos. No ponen los enemigos menos actividad en los trabajos de las baterías de la Reina Ana, Ulises y Princesa Amalia donde se ha descubierto estar ya formado un parapeto de salchichones de la misma extensión y altura que tiene el bastidor de lienzo con que se ocultan, y han colocado otro igual en la batería de la Carolina, discurriéndose sea para los propios fines. Prosiguen asimismo reparando otras baterías, y trabajan con grandísimo ardor en el picacho del norte, Púlpito y cueva de S. Jorge. Se descubre también que continúan haciendo diferentes espaldones en el almacén de pólvora al sur de la placeta del Fuerte Ingles donde conducen tierra con acémilas; y que entre los cuarteles y las arenas coloradas cultivan la tierra que encuentran útil para huertas. Con su fuego nos han herido en los los últimos días 22 soldados, 3 de ellos gravemente; y también recibió una herida en la cabeza la noche del 13 el Sargento mayor de línea D. Pedro de Llamas, al parecer por bala de metralla, y se esperaba no fuese de cuidado. Asimismo nos han muerto el día 11 de un cañonazo al Teniente de Artillería D. Pedro Zapata; y hemos tenido 2 soldados muertos. Por nuestra parte se les ha correspondido con toda la viveza que se ha juzgado conveniente, dirigiendo los tiros a los parajes donde se conceptúa que harán mas daño y que impedirán sus trabajos. En la noche del 9 observaron nuestras escuchas que por dos veces salieron 4 ó 5 Ingleses por el rastrillo del pie del monte; pero sin adelantarse mucho. A las 7 de la noche del 12 se pasó un desertor Hanoveriano, y entre otras cosas declara que 2 ó 3 días de la semana les dan alguna carne salada, verdura y menestras; pero que en general los víveres están dañados á causa de haberse maltratado las barricas por la precipitación con qué se hizo el desembarco del último socorro: que por estos malos alimentos ha empezado ya a picar el escorbuto en parte de la tropa, manifestándose primero por los pies en cuyo caso estaba él, como en efecto lo han confirmado los facultativos: que tenían poco vino, aceite y carbón; pero abundancia de pescado fresco: que la guarnición se hallaba tan fatigada que los Regimientos Hanoverianos hacían un día de guardia, otro de piquete y otro de trabajo; pero que esperaban de un día a otro refuerzo de gente y todo género de auxilios. Finalmente que en la salida que hicieron el 27 de Noviembre tuvieron a lo menos 6 muertos y muchos heridos.









Gaceta de Madrid núm. 12, de 08-02-1782, páginas 114 a 116


Madrid 8  de Febrero de 1782


Los trabajos del Campo de San Roque ( cuyas noticias alcanzan hasta el 28 de Enero) se han continuado con tanta actividad que se halla concluida la batería de obuses, y colocada en ella la artillería, conducidas las municiones y pertrechos para su servicio, y finalizados sus espaldoncillos de resguardo; de suerte que puede hacer fuego cuando se juzgue conveniente. Se continúa el revestimiento del foso de su semigola*, y se ha principiado el de la izquierda. Se concluyó el espaldón para el blindaje del Oficial: se ha construido otro espaldón a la derecha de la batería de San Carlos de 30 pies de largo, 13 de ancho, y 10 de alto para el blindaje de la tropa; y se ha empezado otro para el blindaje de sirvientes. Se ha reforzado el ramal que va á la mencionada batería de obuses, y continuado en las obras de los demás, como asimismo en la plaza de armas, fosos, revestimientos &c. Los enemigos siguen también sus faenas, y han construido espaldones en el camino de la batería de la Carolina, observándose que el objeto de sus trabajos en las baterías es repararlas: en los de la izquierda del camino que va a los cuarteles sacar tierra, en el almacén de pólvora que está al S. de la placeta del Fuerte Ingles hacer blindajes; y en el baluarte Real construir un espaldón de pipas. Se advierte asimismo que intentan reparar las casas en algunas .partes de la Ciudad: que han quitado la pantalla entre las baterías de Ulises y Princesa Amalia, descubriéndose ya un parapeto de 10 á 12 salchichones de alto. Se ha notado finalmente que habiendo acabado de deshacer en el fondeadero enemigo la fragata que habían empezado a desbaratar por el mes de Noviembre, han emprendido la misma operación con otra; y que ademas se ocupan en quitar la madera que pueden de las casas arruinadas, y la conducen a los cuarteles, lo cual es indicio de que padecen escasez de leña. El fuego de la Plaza ha sido muy vivo especialmente en las tardes de los días 24 y 25 en que usaron de carcasas y bombas incendiarias dirigidas a las obras nuevas de la batería de San Carlos, y a los ramales de comunicación; pero a pesar de los muchos tiros de metralla con qué procuraron estorbar que nuestros gastadores acudieran a reparar los daños que pudiese causar el fuego de los enemigos, no lograron su intento ni nos causaron mas desgracia que la de herir a un Gastador de Reales Guardias Españolas, y un soldado de Reales Guardias WalonasEl día 25 se empleó una partida de Artillería en apagar el fuego que se prendió en el martillo del centro por una granada arrojada desde la Plaza; y después de apagado se rehízo lo que había sido forzoso desbaratar para ello. En dos noches han salido algunos Ingleses y se han dirigido hacia  nuestras obras avanzadas, pero permaneciendo fuera de tiro. Desde el día 15 hasta el 28 heridos tenido 5 muertos y 23 heridos, entre estos 8 de cuidado; pero de los 15 restantes algunos tan levemente que no han tenido que ir al Hospital. Por nuestra parte se ha dirigido el fuego a los parajes que han parecido mas oportunos, y se ha notado muy buen efecto, particularmente en el nuevo espaldón que ha sido incendiado por una de nuestras bombas y del qual se desmoronó un pedazo: otra bomba cayó sobre el espaldón del repuesto de la batería de la Princesa Amalia, y otra en  la primera de morteros sobre la de Ulises.

 Al amanecer del dia 16 se avistaron al S. de Punta Carnero, y a distancia de 5 millas, 2 balandras Inglesas que al parecer se dirigían a Gibraltar cuyo fondeadero no pudieren tomar por haberlas cortado la entrada una división de 5 lanchas cañoneras, por lo cual tuvieron que desembocar el Estrecho. Siguieron dándoles caza la citada división y algunos xabeques y fragatas que salieron de Algeciras, de cuyos buques alguno llegó a ponerse a tiro a las 11 y media y, rompió el fuego, al que correspondieron las balandras, y siguieron así el rumbo del E. hasta el anochecer que se perdieron de vista. Varias embarcaciones Españolas de las que daban caza se retiraron por la noche no pudiendo alcanzarlas; y las enemigas según pudo reconocerse en la tarde del 24 se dirigían de la parte de Levante a la ensenada de Tetuan lisonjeándose entrar en la Plaza por la noche favorecidas de la oscuridad; pero en la mañana del día 25 se avistaron de nuevo a 7 ú 8 leguas de Gibraltar, y por la tarde se alejaron hasta perderse de vista sin que después hayan vuelto a parecer.  

El 25 a la noche desertó de la Plaza un soldado Ingles de cuya declaración resulta lo mismo que han dicho otros sobre la abundancia de víveres que suponen experimentarse; y este añade que tienen carbón y leña: que les han llegado algunos barcos pequeños de Portugal con verduras, naranjas y limones: que hay bastantes enfermos  y que no dejan de morir algunos diariamente, lo cual se hecha de ver desde Algeciras, pues no hay día que no se cuenten a lo menos dos entierros. Asegura que prosigue el escorbuto el cual se manifiesta por unos granos en las piernas causándoles mucha debilidad en ellas e impedimento en el andar. El mismo desertor que tiene principios de este mal, dice que la guarnición está muy disminuida así por los muertos y heridos que ha tenido de nuestro fuego, como por las enfermedades que le han ocasionado la mucha fatiga y la falta de carnes frescas: que aguardan a la escuadra Británica con tropas de refresco, creyendo que luego que lleguen emprenderán una salida general contra nuestra línea y campo, y que entretanto se proponen incendiar nuestras obras a fuerza de carcasas y bombas con estopines: que tienen bastantes municiones por haber llegado cargadas de ellas las dos fragatas que entraron últimamente; y que en las mismas enviaron  a Inglaterra los soldados Walones y artilleros que se hallaban prisioneros en la Plaza.

Semigola: Línea recta que pasa del ángulo de un flanco del baluarte a la capital o bisectriz de un ángulo saliente de una fortificación.






Gaceta de Madrid núm. 21, de 12-03-1782, páginas 219 a 221


Madrid 12  de Marzo de 1782

No han cesado los trabajos del Campo de San Roque desde el 12 hasta el 28 de Febrero siempre que lo han permitido las lluvias y temporales. El principal objeto de ellos ha sido formar el foso de la Plaza de mas a la derecha de la batería de San Carlos, el relleno y conclusión del espaldón en frente de la de obuses: reforzar con arena parte del ramal que se dirige a la casilla del centro: el revestimiento de! nuevo que sale del 5º: principiar el espaldón interior de la Plaza de armas avanzada de la izquierda de dicho ramal , y abrir el foso correspondiente a la misma el cual corre hasta la izquierda de la batería de San Carlos, siendo tan profundo que en varias partes se ha encontrado agua. Los piquetes de Artillería se han ocupado especialmente en las obras de las baterías; en los espaldones y rellenos de arena de la de San Martin reforzando exteriormennte los dos martillos: en cegar varios pozos, y en reforzar con arena la parte exterior del merlon y martillo de la derecha para cubrirle bien del fuego de los enemigos. Se concluyeron los merlones de la mitad de la izquierda de la mencionada batería , como asimismo el que hace centro a las dos mitades de ella, levantando-un espaldón detras del merlon grande: otro para el repuesto de pólvora de 12 pies de altura con salchichones dobles, y quedando concluidos el que ha de servir para el blindage de artilleros y sirvientes, y otros 3 para la seguridad de la comunicación hasta el repuesto. 

Nuestro fuego se ha dirigido con bastante acierto a las baterías de la montaña, a la muralla y a 2 baluartes que se habían empeñado en ofendernos. El de los enemigos ha sido vivísimo especialmente en la noche del 27 al 28 en la que resultaron las desgracias de ser muertos el Coronel D. Joseph Cadahalso Comandante de esquadron del Regimiento de Borbón y Ayudante de Campo del General, y el primer Teniente de Reales Guardias Españolas D. Joseph Valterra; y contuso de poco cuidado D. Francisco Auge Teniente de Granaderos Provinciales de Toro: hubo también 2 soldados muertos, otros 2 heridos de peligro y 4 levemente. En los demás dias hemos tenido 5 muertos y 36 heridos, los 8 de peligro.

El 12 incendiaron con una carcasa 2 salchichones del nuevo ramal que sale del 5º, pero quedaron remplazados en el mismo dia. En la Plaza siguen reparando algunas baterías: habiendo concluido en la del Pastel la tronera que principiaron el primero del corriente con dirección a Levante. El 14 colocaron 2 cañones en la batería del Pulpito grande, quitando los espaldones de céspedes que tenía y haciendo otro de pipas sobre el qual han formado uno de salchichones. Al mismo paraje han conducido porción de tierra y maderos, retirando el cañón de mayor calibre que había en aquel emplazamiento, sin duda para que no estorve los trabajos.

Han conseguido entrar 7 embarcaciones en el puerto enemigo favorecidas por los recios temporales que han reinado. En la noche del 17 habiendo errado un bergantín el mismo fondeadero, se acercó á corta distancia de la batería de San Carlos; y reconocido por nuestra tropa avisó al de San Felipe que rompió inmediatamente un fuego muy vivo contra él: y aunque viró con prontitud para zafarse del riesgo, no pudo lograrlo. Luego que amaneció el dia 18 se advirtió que estaba varado; y continuando el fuego de nuestras baterías de San Felipe, del Rey, y de San Fern
ando se apartaron las lanchas y botes que iban a auxiliarlie, y se fue a pique.

Así en el Campo como en Algeciras hubo el 23 per la tarde salva general por la rendición del Castillo de San Felipe a las armas Españolas.


Ea la noche del 22 se pasaron al surgidero de Algeciras en un bote los nombrados Etmund Wold y Juan Butman Bostoneses, los cuales declararon que navegando a Cádiz en el bergantín el Poli cargado de azúcar y manteca fueron apresados por una fragata Inglesa de guerra dos meses há, y conducidos a Gibraltar; y que habiéndose equivocado el piloto que dirigía dicha presa, dió fondo la noche del 17 del corriente cerca de nuestra costa, por lo cual huyó toda la tripulación en una lancha a la Plaza donde querían obligarles a servir en los buques de guerra y para librarse de ello resolvieron huir: que aunque han estado en tierra 5 dias no les han permitido pasar del muelle; pero que han oído decir tienen muchos enfermos de escorbuto por la total falta de carnes frescas que padecen, y que a ellos mismos les pagaron 40 guineas por 8 lechones pequeños que llevaban: que aguardan con grandísima ansia su esquadra con refrescos y tropa: pero
que no obstante dicen tienen por ahora bastantes víveres y municiones; y que se proponen hacer otra salida para destruir nuestras obras avanzadas luego que tengan, noticias positivas de estar concluidas.





Continúa en:  La Línea de la Concepción en la Gaceta (BOE) Sitio de Gibraltar (1779-1783) 3ª Parte (todavia en construcción)




   Luis Javier Traverso







Documentos de la Agencia Estatal Boletin Oficial del Estado (B.O.E.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario